lunes, 28 de diciembre de 2009

No había ningún radiador en la casa



Recibió un sobre con las llaves de la casa, acababa de entrar el invierno y había nevado. Decidió prescindir de equipaje e inaugurar su nuevo hogar. Cuando llegó, observó estremecida que no había ningún radiador en la casa. Fue al coche y trajo una manta de viaje. Sobre el colchón frío de la habitación glaciar le pesaba su decisión impulsiva. En su afán por vencer a las bajas temperaturas se puso las manoplas de calcetines y éstos de guantes con el fin de favorecer la circulación de la sangre. No dio resultado.

Abandonó la habitación iglú y se fue al salón nevera. Miraba la chimenea vacía, sin troncos, sin fuego. Cual indio arapahoe, decidió ponerse a saltar en círculo en torno a la mesa desnuda; sin flores, sin cena. El movimiento le hacía sentir mejor; empezó a cantar a Wakan Tanka y recordó el baile al sol. Las vibraciones corporales le devolvieron el contacto con la madre Tierra, que aunque nevada, algo de calor transmitía. ¿O tal vez la flama procedía de su propia energía y su deseo por acercarse al sol de agosto? Las neuronas se congelaban por minutos y tenía que salvarse cómo fuera haciendo uso de su ingenio.

La plaqueta de la cocina seguía siendo fría y hostil. Buscó el calor del horno. Cuando apenas había metido la cabeza en un intento de conseguir atemperar las estalactitas de sus orejas y de paso alisar su pelo, de repente, se sintió sorprendida, congelada. Se revolvió sobre sí misma dentro de la parrilla, sobrecogida. Escuchó cómo abrían la puerta de entrada, una luz de linterna le cegó. Al rato las sirenas dejaron de sonar. Levantó las manos, cómo había visto hacer en las películas, y sólo dijo: !no había ningún radiador en la casa!!

sábado, 19 de diciembre de 2009

Hace falta estar ciego

Homenaje a Rafael Alberti y

a los políticos que cobran por gobernar al mundo.


El horizonte se cierra

para los ojos que no quieren ver

hace falta estar ciego.


Si otros ojos te descorren

el velo que te oculta

y tus párpados se cierran

hace falta estar ciego.


Si tu orgullo bloquea tus oídos

si tu olfato ya no es tu timón

hace falta estar ciego.


Si la luz del camino viene y te envuelve

y no quieres percibir las sombras

hace falta estar ciego.


Nada es perenne y quizá sea

la oscuridad quien devuelva

luz a la luz, vida a la vida.

lunes, 14 de diciembre de 2009

El espejo mordido

De tanto mirarme en los escaparates y no encontrarme decidí no volver a ir de compras. Un pequeño e incesante susurro me perseguía: Escapa y rápate, aquí la ropa es menguante.


Por las noches peinaba mi pelo abatido y volvía a escuchar aquella voz; me miraba en el espejo del baño y no me reconocía. Anduve por las calles con el paso largo y de frente, debo confesar que evitaba todo tipo de reflejos espantada. Me pedían fotos y enviaba cualquier recortable que adjuntar. Antes de acostarme me echaba crema y al no reconocerme las muecas huía hacia la almohada y me enterraba en el edredón.


Una mañana encontré la máscara; el rodillo del polvo compacto, el collar de perlas, la camisa blanca y el polo azul marino. Recogí con guantes de látex todos aquellos artificios; las planchas del pelo, las mascarillas y las cremas de noche. En una gran bolsa de basura, metí todos los contratos con empresas anteriores, descuarticé el dni y me reservé un pasaporte a punto de caducar. Antes de cerrar la puerta, resolví que era fundamental recuperar también los zapatos de tacón y el abrigo ejecutivo; todo bien acomodado en una bolsa de basura perfumada. Revolví, revolví y revolví, como las brujas dan vueltas a su poción, fui abriendo todos los cajones, saqué todos los fulares de la chistera del mago, maté a todas las palomas, rompí todas las cartas. Dejé la casa limpia de rasgos extraños, ya no había propiedades; ni tuyos, ni suyos, ni míos. Rompí todos los espejos. Me mordí un brazo y me solté el pelo.


Desposeída de todo lo irreconocible busqué el contenedor más alejado de la ciudad y tiré gran parte del contenido envuelto en plástico. Sin embargo, al ver los zapatos de tacón decidí quedármelos para darles otro destino distinto al triturador. Corrí con la bici como nunca antes, hacía frío y empezaba a oscurecer, me di cuenta de que no había llegado ni a comer; no importaba, estaba alimentando otras hambres, ocultas en una cara de cartón pluma del Body Shop. Me fui a una parte oscura del río, bajo la luz amarillenta de una farola desportillada, miré de nuevo aquellos zapatos de oficina y bolso a juego, esos taconcitos imposibles que guardaba junto al archivo para cuando llegaban las visitas. Con gran agitación lancé uno al agua; al principio flotaba, tiré una piedra para que el agua venciera la punta y naufragara hacia lo más profundo de la profundidad sucia del río urbano, vista la lentitud del espectáculo, tiré el siguiente taconazo con una gran piedra dentro. Una vez desaparecieron en el agua oscura los bolsos repletos de carmín busqué un sitio apropiado para aparcar la bici, metí las llaves del candado en el buzón de un nombre que decía que su dueña vivía sola, y salí escopetada en un taxi hacia el aeropuerto, sin maleta.


Me lavé la cara varias veces con un jabón en crema que prometía más limpieza por su olor que por su textura, al rato, recordé que en los aseos de los aeropuertos no suelen tener jabón de glicerina, precisamente. Me enfrenté a mi enemigo número 1: el espejo. Finalmente, éste me ofreció un resultado que me convencía. Junto a mi cara estaba la sonrisa una señora de aspecto alemán, rubia y con gafas pequeñitas. Acabó pausadamente de pintarse los labios rojo Paloma Picasso y me preguntó si me esperaba alguien en Brisbane, la imagen del espejo recobró mi sonrisa del 2003 fresca y austera, sin máscara, sin preámbulos, ni pasados o futuros. Así fue cómo el espejo mordido contestó en alemán que el encuentro ya había tenido lugar.


domingo, 6 de diciembre de 2009

Las cenizas de Max, mi abuela



Por las noches mirábamos el fuego, mi abuela y yo. Nos fascinaba la danza de las llamas. Para mí el mayor regalo era bucear en la chimenea oscura, y alcanzar el brillo de las estrellas en lo alto, que sin duda, me miraban a mí, dispuestas a proteger nuestros sueños para el futuro. Mi abuela no me dejaba acercarme tanto al fuego como yo quisiera, obstinada en alcanzar la complicidad con las estrellas. Así que después de horas de dar la espalda a la televisión y seguir el vals de los sarmientos crepitantes, pesarosa me iba a dormir, no sin que antes me hiciera una trenza y jugásemos al calor entre las mantas, junto con mi hermano; todos en la misma cama grande de sábanas húmedas bajo una noche estrellada, sin nubes y con los silbidos del viento que azotaban a las persianas.

A la mañana siguiente, limpiábamos juntos la chimenea y echábamos las cenizas en un cubo de zinc, entre mi hermano y yo sacábamos el cubo al porche para que mientras desayunábamos se fueran enfriando las ascuas de la noche anterior. Ya con la cara lavada, sin rastro de pavesas, con la bufanda y las botas de goma puestas, salíamos al huerto de detrás de la casa y devolvíamos los sueños y los recuerdos entreverados con nuestros cuidados y la escarcha de la mañana. Todo para favorecer el ciclo de la vida, y continuar la rutina de los días. En breve, había que preparar una lumbre nueva para cocinar el potaje con puchero.

Y así, con este ritual de la mañana, repartíamos todos los pedazos de corazoncitos infantiles magullados por los juegos en la calle, las proyecciones de futuro fantásticas, y los rescoldos del calor protector del corazón de nuestra abuela, todos juntos para que reposaran bajo la tierra en diciembre, el mes del frío y la navidad. Después del largo invierno resurgirían los campos y la siembra con colores intensos y renovados en el mes de las flores.
Todo gracias a las cenizas que protegen a los surcos de los bichiños perversos que lo devoran todo, decía mi abuela. Los recuerdos hay que devolverlos a la tierra para que sigan su curso y no se nos queden pegados al cuerpo, recordad, mis niños; los lamentos en casa enferman a las personas que la habitan.
Max si que sabía, éste es uno de los grandes legados de una mujer sabia que, aunque leía poco y escribía prestando toda la atención del mundo a su lista de la compra, poco nos habló de lo que aprendió en la escuela del crucifijo. Sin embargo, nos abrió las puertas a la fantasía, al amor incondicional, la escucha a la madre tierra y la alegría de estar vivos.

Echando para atrás las manecillas del tiempo, y volviendo a mirar el fuego, observo que Max conocía de primera mano, los misterios de la naturaleza, mil gracias sabia Max. Ahora en las ciudades ya no hay cubos de zinc, y las últimas higueras están siendo desterradas. Sin embargo, cada mes de diciembre, vuelvo al campo a depositar los recuerdos y los sueños, rosas rojas sobre tus cenizas, para que el ciclo de la vida continúe.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Un lugar para esta historia, la historia de ciertos lugares


Miró de nuevo todo el jardín de plástico heredado de su madre. Flores rojas, hojas verdes ...todo un sarpullido de polvo e ilusión de vida. Los geranios, claveles, gladiolos y siemprevivas recorrían los pasillos de la casa, las estanterías del baño, la cisterna, el fregadero de la cocina, los poyetes de las ventanas... Aquella alfombra de colores desgastados crecía con el paso de los días, ya no se podían ver los libros con tanta enredadera, eso sí, ahora se podía caminar descalzo gracias al cesped artificial. Volvió a mirar y pensó en la utilidad de aquella floresta inerte, estornudó. Era un regalo. Un guiño cuidado de su madre hacia él. El legado debería expandirse más allá del descansillo del portal. Le gustaría recuperar la vida de las pilistras de plástico.Toda esta floristería propia de los años 80 debería tener un sentido funcional 20 años más tarde. Lo tenían difícil competir con las flores luminosas e higiénicas de los salvapantallas del siglo XXI.

Abrió un libro y encontró lo que buscaba. Llamó a una amiga y juntos transformaron el coche verde jungla en tremenda y florida pompa fúnebre. En el camino los estornudos eran frecuentes, una buena señal para exorcizar todo lo retenido. Recorrieron curvas y cunetas, calcularon los lugares exactos y todas aquellas fosas comunes de nombres desdibujados por la desmemoria lucieron un tributo inesperado de enredaderas que no querían olvidar lo que allí aconteció. En todos esos lugares desvestidos y sin cruz crecieron bellas miosotis, florecillas azules conocidas con el nombre de MIOSOTIS, digo, no me olvides.


domingo, 29 de noviembre de 2009

velocidad

velocidad
Bajar desbocados 6 en un seisceintos por la A3 a 100.
Bajar en bici por la cuesta de Puerta de Toledo sin frenar
Abrir la boca y tragar el aire de la ventanilla por la noche.
Soltar los brazos yendo en moto y gritar: sin agarrar!!!

velocidad
Inaugurar diciembre y ver... que te estás yendo.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Entre las cuerdas


Tiempo de arena y mariposas
contrario a los relojes de cuerda
cuerdas de reloj.

Reloj de agujas, me tensas.
Mariposas y arena soy.







Ojos de Buñuel y Dalí caen como lluvia por mi ventana. Tiempos noctámbulos me tiran de las alas. La máquina de escribir de Burroughs me atrapa en la mañana. Mariposa entre cuerdas soy. Caigo culpable sobre el ascensor de entrada.


Y así, el metrónomo de la vida continua.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El criptograma


Siempre tan especial, tan única, tan imposible de entender. En el fondo sé que a quién deseas es a mí, pero finjo no enterarme. Eres una chiquilla que juega a ser mujer fatal, y sin embargo, eres el criptograma que me ayuda a descifrar mis propias dudas, mis incertidumbres, mis placeres, mis ansias de amar amando. Me calmas y me desatas y en el vacío de tus ausencias no me encuentro ni conmigo mismo. En el viaje entre sábanas imposibles nos vamos a Egipto donde eres mi Cleopatra complaciente y castigadora, y yo soy Marco Antonio a ratos, otras veces el investigador con gafitas del laberinto de la rosa, que lee atento en tu piel los misterios milenarios del roce y el desencuentro.

Fragmento del texto: Cerezas y un borracho.
Colaboración con el artista plástico Angel Yagüe para su proyecto placeres.

http://proyecto-placeres.blogspot.com/

El paraíso

El paraíso, también, se re-construye.

jueves, 12 de noviembre de 2009

El minué de las hojas



Timbre de serpiente es tu nombre, noviembre.
Mes de besos a la tierra recorren tu espina dorsal.

Trazos de movimiento y risa son partitura visual,
cuando me centro, quieta.
Hojas apegadas en ramas desafían al viento.
Mueren en beso caído de envés y ladera.
Vuela la hojarasca respirando el último sol de invierno.
Fiesta del escorpión y la serpiente, que...
en círculo, noviembre, rastrean los árboles caducos.

Noviembre de hojas en Minué cuidas mi sed de calma.


Hojas en Monfragüe. Imagen cedida por Gema de la Fuente

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Poleo



Giro la cucharilla, y todo es poleo.
Poleo, morfeo, azahar, manzanilla...

Lozanos los campos y la fuente primera.
Endrinas de árbol y caballos de dibujo.
Bajadas corriendo por los campos de poleo.
Lomas de hierba morada, crepúsculo de poleo.

Retiro la bolsita de poleo urbano.
Giro el corazón y bebo del caño
de la fuente primera.

Poleo, morfeo, azahar, manzanilla...


Para ver campo y poner música a esta entrada copia este link

http://www.youtube.com/watch?v=bOKT1u2RyRI

Espero que la razón por la que este video no está activado para inserciones
tenga que ver con la intención de los artistas, y no sea por algún tipo
de censura. Copia, pega y disfruta del flamenkito fresco de bebe y los Delinqüentes ;-D

miércoles, 28 de octubre de 2009

Ganarse la vida siendo artista



La vida se gana cuando se nace y de la emoción lloramos.








Entonces sería más apropiado decir:

vivo la vida y soy en el arte................................. o
soy artista en esta vida ........................................o
exploro el arte y vivo en la tierra viva ..................o
que la vida gane artistas .................................... o
ganar arte gracias a nuestra forma de vivir.

El éxito del arte en nuestras vidas.
Tengo ganas de mi dosis de arte.
Ya nos toca. Sed de artistas.
Hagamos una parada diaria para el arte.

¿Por qué ganarse la vida, si ya nos la han regalado?
¿Cómo vivimos la vida que ganamos?
¿y las que perdemos?


Si has llegado hasta aquí es porque vives en la cuerda incierta,
no temas, somos más de los que crees,
aunque no sepamos que hay al final del horizonte,
nuestro siguiente paso es A-POS-TAR!!

domingo, 25 de octubre de 2009

Próxima estación: El Otoño en Rivas


Por la Avenida de los Almendros han pasado cientos de hojas..., muchos, hemos pasado cientos de veces. Recuerdo cuando todo aquello era un gran secarral cercano a la batalla del Jarama; muchos vecinos encontrábamos socavones, trincheras, metralla, conejos... Rodaban los espinos resecos como en el Oeste, la Veloz tardaba más de media hora en llegar y había que cambiar de autobús en Covibar (COoperativa de VIviendas BARatas). Muy cerca de donde no había nada, ahora yace un mantón de hojas de otoño: en el subsuelo la tierra ya es firme y está bien nutrida. Después de más de 20 años, el carril bici ya está más avanzado. La fantasía y el empeño por crear un Urbangarten en la periferia de Madrid es una realidad. Decía Curro en sus inicios: todos los caminos me llevan a Rivas.

Fernando Galán, Fer para los amigos, nos regala este recorrido por la Avenida de los Almendros, eje que comunica: estar arriba, con estar abajo, estar a la derecha o a la izquierda. Un hermoso camino, donde conviven coches, bicis, paseantes, corredores, perros, niños y ancianos. Vereda sin río, aderezada con los colores y sonidos de variados pájaros que completan esta fotografía interactiva que nos conduce al mundo de los sentidos. Un recorrido para llegar a los sitios; el regalo para los transeúntes es que podemos, aunque muchas veces sea a través del retrovisor, observar el paso de las estaciones y el tiempo.


Con los años nos damos cuenta al mirar a las hojas secas y rojizas que nosotros avanzamos también y paseamos por el tobogán de urbangarten siendo: niños, deportistas, montando en bicis, autobuses, coches, caminando...

En el camino, Rivas nos acoge y la Avenida de los Almendros, silenciosa y colorida, nos distribuye.




miércoles, 21 de octubre de 2009

El tobogán de Urban- Garten

Con una magdalena y un té caliente llueve mejor.

A veces, remonto las rutinas urbanas y salto de los tiestos al campo. Sin embargo, me han crecido los relojes y las botas de agua se inundan en la ciudad. El campo, el garten, el jarrón y el balcón se me escurren en este destiempo.Destemplada me deslizo desde lo alto de mi jardín hasta los barros urbanos. Tobogán de Urban-Garten.

A temporal pasado,
reposaré las hojas ocres del Retiro, salpicaré a los patos y...
bailaré los vientos.
Al rato contemplaré las nubes, y en la cima,
hablaré con las estrellas;
les diré que concedan salarios dignos para todos.
Hasta entonces con el tiempo bordaré una gran bufanda urbana
embarrada en un gran charco.


My own comment:

Pon una flor en tu vida. (Ikea, no thanks). Llenemos de flores, gotas de lluvia y colores a urbangarten en otoño: para eso agradecería tu colaboración ciberlector.
Si te apetece enviar una foto, envíamela al mail que aparece en mi perfil ;-D Bom dia!!
(Todas las imágenes del campo del mundo serán bienrecibidas. Me alegrará compartir paisajes latinos, allí la naturaleza es más grande que en la pequeña y desgastada Europa).

viernes, 9 de octubre de 2009

No me llamen a filas



Camina la rosa hacia el ramo
pierde
raíces, escaramujos
mantiene el tallo.

Entre pétalos la diluyen,
funde su aroma, resiste el paso.

Cuando llega al jarro,
tropieza entre las manos.
Incómoda el agua fría,
intratables vecinas en algarabía.
Recuerda tibia, la naturaleza de rocío.
Al alba, muerde sus pétalos
flagela al tallo.

Al despertar no se levanta
se inclina hacia la tierra
para ser pasto de llamas.


No me llamen ramo. No me decidan.
Soy rosa, déjenme tranquila,
regreso al principio, ¿pudiera ser que fuera...?

Escrito germinado a partir de la imagen
"El principio de la Rosa" de Juanma Vidal.
Bienvenidos al rincón de las rosas en Urbangarten.

Recomendaciones para el Otoño 2009:
El Otoño de las Rosas de Francisco Brines.
El Otoño en Mendoza, de nuestra querida Mercedes Sosa.
El Principito, y Juan Salvador Gaviota

siempre hay un buen motivo para releer estas obras maestras.


Para escuchar El Otoño en Mendonza, copia este link ;-D


http://www.youtube.com/watch?v=J85_2bRtiho


lunes, 5 de octubre de 2009

Movimiento de tierras

Una vez que se ha recogido el vino; la parra queda desnuda, los sarmientos caen sobre la tierra. Una vez la uva fermenta es necesario arar la tierra. Una vez fui uva y me exprimieron con los pies, todos deberíamos recordar que el pecado procede de esta extremidad.

DerrAmando el jugo vital solo quedan los sarmientos y las parras desnudas, casi se diría saco de huesos. Es el momento, que por una vez, parras y sarmientos vuelvan a la tierra, que el agua de lluvia caiga en otoño y amase nuevos frutos.

Rastrojos del tiempo, desnutridos de realidad, ahora decido.
En estos marrones y pajizos días, que no terminan por llegar, hay que preparar la tierra. No para la siembra sino, para el descanso de la luz de estío. Prepararnos para la llegada del fuego, calentar el invierno. El orden de los días y las noches acabó con las fiestas callejeras. Prepararse no para la tristeza sino, para sembrar nuevas flores y socavar cada uno sus rastrojos del tiempo. Fuego.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Bausch


Si soy

Nelken
,
urban
garten
Rot
es por ella.

I.- Nelken, Madrid 1999.

Claveles rojos abarrotan el escenario del Teatro Real, unos perros custodian el orden. Una mujer estilizada, con zapatos de aguja y acordeón, rompe con lo establecido. Oigo portazos de algún invitado que se indigna, ve insultos donde sólo hay expresión, arte. Sólo soy zapato, clavel, aullido. Tan zapato, tan clavel, tan sola, tan solo.

II.- Café Muller (1972) - RESAD 1998 -

Sus manos ternura, sus caídas desgarro.
Mis lágrimas, olas de agua salada.
Soy el espectador de Hable con ella; me desbordo.
Es la fuerza; levantarse de nuevo aún sabiendo de la caída.
Constancia perfecta, coreografía en bucle que nos concede la cima.
Café Müller de sillas ausentes, paredes frías y puerta giratoria.

Expectadora soy. De salitre y piedra actora. SOY.
Se te caen los brazos, no soportas la ausencia,
niegas la indolencia, te levantas, liebe Pina.




III.- Flashback. Creta 2009 - Wuppertal 2001.

Miro el mar entre curvas, seguimos bajando, seguimos subiendo, seguimos. Rodeando curvas, camino de cabras, el mar. En plena ondanada, vuelvo a ver a la Bausch; está en la puerta del Wuppertal danz-Theatre. Tiene frío, solo lleva un jersey oscuro de lana y unos pantalones estilizadísimos. Mira a la entrada cómo quien espera a un gran amigo (del que ya una no recuerda bien su cara), se inclina hacia adelante con intención de avanzar la llegada. Se abriga en sus propios brazos.

Observo su silencio activo, con los pies pegados en el suelo, su espalda oscila hacia adelante. La veo inquieta, expectante. Me siento tan, tan ínfima. Para confirmar que no me ve, doy un paso hacia atrás y me inclino con el torso para adelante. (Espejo inconsciente de imágenes). Quiero verla, mirarla de cerca, mis pies se anclan en el suelo mármol frío. No puedo moverme, mi cabeza se inclina más. Sus ojos avanzan hacia adelante, como una cuchara entra en un helado y resurge para subir a su destino: Pina espera.

Si tuviera una grabadora, me digo. Espera a unos amigos y está sola, pasando frío.

Veo el azul intenso del Egeo, entre subida y bajada, me acuerdo de la carta, la llamada de su secretaria, estábamos en una granja fuera de la ciudad, y corrimos. Corrimos tanto para llegar, para ver a Pina, para que me conociera, para compartir mis lágrimas nelken, muller...
Solo hubiese necesitado el susurro de Pedro, que andaba trajinando con el buffet, un simple Talk to her hubiera disipado la losa de ese gran ¿qué le puedo decir...? me siento tan ínfima a su lado.
Un walk to her, as a inner voice, hubiera resolvirado la certeza que me llegó 8 años más tarde en un coche en Creta, la isla del laberinto. (En ambas ocasiones Martina, my personal time guardian was near me. That´s weird). Soy un tentetieso.

El azul me deja una imagen de ojos secos, abiertos:
Oscila hacia adelante, los pies fijos, se abraza contra el frío. 8 metros atrás un hilo de frente tira de mí, los pies anclados por insignificantes, movimiento inmovilista....oscilo...: adelante-atrás, como olas en el mar. Poco a poco, soy piedra mármol. Con el tiempo y en vaivén, me distancio de la danza pura. Sin saber, observo cómo La Danza me espera.

Se abraza. Al final, me gana el frío.

martes, 15 de septiembre de 2009

The end of a bad nightmare


La aguja atravesó el miedo,
resurgió brillante.

Venus observa mis puntadas,
mientras,
acicala las piedras al borde del agua.
Firme olvido los ecos de urgencia,
ahora juego con el ovillo de lo importante.

Los estanques se hicieron ríos
contemplo el azul intenso
curva combada que diluye el horizonte.
Aquí el mar, la orilla, las gotas de sal
cubren mis manos mordidas.

Hoy en la línea escurridiza
donde las olas amasan la arena
he encontrado la hebra de azul profundo,
el camino ya, es puro bálsamo.
Me pongo en pie, miro, camino.
Sé que bailaré y la Bausch se vendrá conmigo.

El ojo de la ostra brilla en la distancia y dentro de mí.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

En la coqueta

A mí siempre me ha gustado la ropa por el suelo: paisajes alocados, sugerentes que aún hoy, me siguen encendiendo. Así cuando Miguel me convenció para subir a tomar una copa en su pisazo de Chamberí, me resistí algo, porque aunque a veces soltábamos las mismas frases, en otros momentos pensábamos radicalmente distinto. Eso fue lo que ocurrió, cuando descalza anduve por el pasillo de tarima para descubrir su estancia sepulcralmente definida. La luz de las farolas apenas entraba por el estor y se podía apreciar ese silencio propio del jardín japonés. Una vez que tomé la decisión de quitarme los zapatos, estaba dispuesta a desnudarle y lanzar su camisa, su cinturón, sus calcetines por los aires y, que el azar hiciera el resto. Ese orden cósmico que todo lo dispone en su justo lugar me volvía loca. Llegamos a un punto de fricción, o varios. Mientras jugaba con sus cordones, él rodaba por el suelo para colocar la camisa. Entonces, con un zapato en la mano me alcé como una diosa cabalgando por encima de sus caderas, le entregué su zapato impoluto y le dije: ¡tíralo! Debo decir que lo tiró, pero poco. La libido estaba alta y tampoco era plan de confrontar su jardín japonés con mi orden cósmico. Este fue el principio de lo que después fue mi convivencia con Miguel. Aún hoy tenemos problemas con la nevera. Sin embargo, por las noches él consiente en lanzar sus ropas, mientras yo me transformo en serpiente del orden y coloco muy despacito mis medias, mi wonder bra y mi braguitas en la coqueta.

sábado, 5 de septiembre de 2009

En el fondo del mar de la ciudad

En el fondo del mar de la ciudad están brillantes y sin embargo, pasan inadvertidos. Los transeúntes no los echan de menos, éstos oscilan con sus piernitas veloces y miran las agujas del reloj.

Es probable que los niños no reparen en ellos, ni entiendan su utilidad. Podría ser ... ¿un cubo exclusivo para envases laminados de jamón?

Tropiezo con una cabina y desprecio su incursión en la acera. ¿Qué utilidad tienen con tanto móvil urbano? Miro mis pies y vuelvo a darme cuenta de que me he olvidado, ¿cómo era el fondo del mar de mi ciudad? ¿Qué recuerdo de aquellas esponjas amarillas que tragaban deseos, facturas y contratos de la luz? Mi cabeza intenta reorientarse, ¿Dónde estaban? ¿Alguna vez los vi?

Con el sobre en la mano paseo sin rumbo, me encuentro con cientos de cubiletes amarillos. Me digo: son meros contenedores de envases ¿Dónde estarán los buzones de correos con su nariz amarilla dispuesta a absorber todo papel que se acerque?

Recupero fotografías de mi pasado. Sí, aquí en España son amarillos, en Inglaterra rojos y en Holanda parecen volar, los niños no alcanzan solos a la ranura, están sujetos por unos postes y en lo alto, reciben los sobres cerrados.

Retrocedo sobre mis pasos, miro la carta, decido meterla en la mochila. En realidad no los reconozco entre tanto cubo para envases, ¿se los habrá llevado la marea? Camino confiada de vuelta a casa. Mañana me fijaré mejor y acertaré a encontrar un buzón de correos en el fondo del mar de la ciudad. Seguro que es cuestión de observación.

sábado, 29 de agosto de 2009

Singlenton, singleton

Singleton, singleton
recoge las migas de pan
Singleton
paga las facturas del agua y el gas

Singleton, singleton
Se pinta las uñas y se disfraza en carnaval
Singleton,
trabaja desde la mañana hasta el gran final

Sin
Tira la basura y felicita el cumpleaños a su mamá

Sin
Gestiona sus vacaciones y cocina en casa, la verdad.

Sin
A veces bebe redbull sugarfree
vigila la dieta y controla las canas

Sin
practica spinning y saca al perro

Sin
paga ADSL familiar, aunque nadie le ayude

Sin

A veces, se siente indolente al caminar
Se siente SIN

SIN FUERZAS
SIN ÁNIMOS
SIN PODER PARAR

Gle

Gle,gleglegleglegle

Bebe burbujas de hipoteca
Bebe champán en copas de plástico
Se quita los zapatos de aguja y....

glegleglegleglegleglegle iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiuuuuuuuuuuuuuuuuuuppie, gle!


ton

Tonta,tontatonta,
otra vez su chico no es su chico sino de su mujer
mientras
sweet singleton espera ...
otro domingo sola viendo movies y el youtube

Tonta, tontatonta,

Llama a su hermana y le hace un cangurito rico en el finde


Tonta, tontatonta,

Va el domingo a ver al abuelo a la residencia,
le compra pasteles y se los comen juntos.
Por la noche riega las plantas, mira las estrellas...
canta poemas ... acaricia a su perro
se mira al espejo y se ve cansada,
contesta los mails en el portáitl tirada en la cama
y se dice:

ay singleton, singleton tanta lucha es mucha.

Para ti, dulce y brava singleton,
los colores del arco iris llegan a tu almohada
cuando singleton consigue dormir, finally.

jueves, 20 de agosto de 2009

Paz. Ciencia

¿Armarse de paciencia?
Mejor amarse con paciencia.

Quiero luego existo,
me quieren luego insistoo.


John Lennon y Victor Jara. El derecho de vivir en paz

http://www.youtube.com/watch?v=kjGoXwyEaAs


miércoles, 19 de agosto de 2009

Tiro

Madejas me cuelgan de la cabeza a los pies.
¿dónde se quedó el cabo de todos los ovillos?

Tiro del hilo
se enreda, me agota.
Muero por ser cometa, no hilo.
Halley, la hija del deseo quiere
recuperar su estela de luz,
una trayectoria.

Marioneta de spaguetti de lana
atorada,
en cola para pista de despegue,
des-espero tropezada.

Alas encerradas en armarios del IKEA
esclava de Objetos obsoletos.
Arruinan tu paso al frente.
Lanza fuerte,
Lanza lejos,
mensajes en botellas oscilan en la orilla:

Allá donde no habite el amor,
pasa de largo, baby.

Me quedo con la paz, la quietud de un instante.
Escupo circunstancias, no son mías.
Desenhebro letanías impropias de una mariposa en vuelo,
gusana tejedora de sueños.

Que se acallen las alarmas, que no hay fuego en las hogueras.
Tiro de un hilo, impropio del jazmín, abandono la que fue
mi guarida. Languidecen en mi alma las circunstancias de otros.
Soy Paz, ¿qué pinto entre guerras ajenas?


Mariposa empoderada rompe el umbilical cordón que te separa del vuelo.



Entrada enlazada con otras etiquetas.
Recomendación de lectura por etiquetas

sábado, 8 de agosto de 2009

Tirar


Tirar los muebles, tirar pa´lante, ir de tirado, tirar papeles, tirar de no se sabe qué carro, no saber por dónde tirar. Tirarse por la ventana, (engancharse entre las cuerdas de la ropa, dejar el tobillo tirado, digo enganchado). Tirar el dinero, tirantes, tiritas, tiranteces, tirar confeti, tirar monedas, (o mejor, tirar billetes por los aires), subirse a un globo, tirar lastre, tirar el tiempo, tirar de la vida, tirar para abajo, tirar los trastos, tirar a dar,
tirar por lo bajo, tirar tiros, (qué horror de tarados). Tirar cohetes, tirar la basura, tirar a los otros, este chico me tira, tirar para atrás, tira a mamá del tren, tírate un pedo, tirita de risa, tira los zapatos rotos que tanto te gustan. Tirar las cartas de amor de hace 20 años, (o inventar una historia con los renglones bonitos, volar los sobres en las ramas de un árbol), tirar tizas desde el estrado, tirar agua por la ventana, tirar con la pelota, tirar besos al público, tirar besos a la tía y decir adiós con la manita, la manita de jazmines de nuestro Mateo. Tirar por arriba, tirar al monte, como Paco y su Camino de Santiago, tirar los envases al contenedor amarillo, tirar las notas de COU, (craso error). Tirar cable, tirar de una palanca, tirar de un manguito, tirar de la manga, tirar del pantalón con los zapatos puestos, (mala práctica). Tirar de la cometa. Tirar estatuas. Tirar la ropa de un ser querido que ya no está. Tirar la ropa que ya no te pones.Tirar las servilletas de papel sucias dentro de la basura orgánica, tirar de los pelos, (entre primas y vecinas es más frecuente). Tirar de la lengua, tirar el diente de leche superior al tejado, y tirar el diente inferior del niño al suelo, (el ying yang japonés). Tirarse el rollo, tirarse el pisto, tirar de una cuerda, aflojar tensiones, tirar semillas de sandías en los parques, tirar colillas en el alma de los fumadores, tirar los bolos, tirar de los ahorros, tirar como madre coraje. Tirar del hilo y descubrir el pastel. Tirar puñales (y no acertar a la manzana, sino a la cabeza). Tirar de congelados, tirar de tickets restaurant, o de tuppers. Tirar el móvil a una pecera, tirar millas, tirar la casa por la ventana, tirar puntillas, tirar tartas a la cara, tirar piedras por la espalda, tirar a los tirados, tirar el ramo de novia, tirar a los dictadores, tirar de la tarjeta de crédito, tirar a hacer pupa, tirar el tacón de aguja en la cara del tío de la gomina. Tirar, (por fin), todos los jarrones de Lladró, tirar el whisky a alguien, tirar demasiada agua por los desagües, tirar el talento, propio o de los demás, tirar la tele, tirar de la bici, tirar el bocadillo... Estoy que lo tiro. Lo tiro todo. Nelken del tirón.

Tirar: fuerzas centrífugas y centrípetas que exigen esfuerzo o dejadeces, alegría o violencia, afecto o tristeza.

Y tú, pa´ dónde tiras?
¿izquierda o derecha? ¿Norte o Sur? ¿campo o ciudad?
¿Zelaya o Micheletti?
¿compromiso o indiferencia?

Tras el éxito alcanzado con Las ojeras de Venus, además de daros las gracias, propongo abrir con esta entrada un vertedero literario en nuestro urbangarten. Dí, expresa libremente lo que te gustaría tirar de tu vida y del mundo. Vivan los parques urbanos y los llamados puntos limpios: clasificaciones variadas de lo tirado.

domingo, 26 de julio de 2009

La higuera

En urbangarten hay un patio con las puertas abiertas.
En el centro, serena,
la higuera.

Su perfume me envuelve
en nostalgias, futuros y momentos.

Mis manos tocan su corteza tierna,
recorren tronco, perfilan yemas.
Mis pies descalzos en la tierra,
afianzan mi camino,
enraizo
mis ideas.
Su aroma bien dentro
acompañará mis ausencias.

Me encapricho con la vellosidad de sus hojas
interior lechoso, elixir de Cleopatra.
Su ancianidad y sombra
... caricias del tiempo.

Devota de la higuera,
me prosterno ante ti.
En las tardes, en las noches
de verano
eres
mi cobija de estrellas.

Tan generosa.
Árbol-mujer que recibe
brevas e higos
sombra y arraigo.

Si fuera alcaldesa plantaría higueras
en las plazas, en colegios,
en los patios de las casas...
Así, al llegar septiembre todo sería fácil.

Mi casa

Mi casa es un remanso donde me lleno de oro.

Juana de Ibarbourou

Reconocida poetisa uruguaya.
Más info en:
http://amediavoz.com/ibarbourou.htm

viernes, 17 de julio de 2009

Las ojeras de Venus

Hace mucho tiempo, mucho antes del antes, Venus nos agasajaba los viernes con las ojeras del amor, y nos duraban todo el fin de semana.

No se recuerda bien, puede ser que fuera cosa de hace 10 ó 20 años, no mucho más. Cuentan que Venus se enredó una noche con Marte y quedó prendada de la fogosidad del planeta guerrero . Confundida por el deseo, decidió deslumbrar a todos. Ya no era suficiente ser el primer lucero del firmamento, quería ser la más destacada dentro del orden de las estrellas, con el fin de que Marte se mantuviera siempre cerca tras su estela de luz. Por esa razón, cambió la chispa de la mirada de sus criaturas por unos párpados eternamente caídos. Desde entonces , yo no sé si pasa igual en otras ciudades del mundo, pero en el metro de Madrid en el traqueteo del ir y venir se ven cómo las bolsas y ojerizas de Venus pasean los viernes a las 18.00 h por los vagones, sin dejar asiento libre de derrota. Uno tras otro, los viajeros tristones presentan unas sombras de un color moradito que tardan en desaparecer. Marte, se relame complacido, aunque insaciable. Venus se acuerda de su amigo Sísifo, pero sigue apagando miradas, su amor hacia Marte lo requiere.

Por acá, por las calles de los madriles, a las trabajadoras del sexo se les prohíbe pasear amando bajo pecado capital de multa municipal. Ahora las ojeras no parecen fruto del amor, ni siquiera del sexo frío, sino que proceden del cansancio laboral.

Algunos visten la extenuación venida a más, dependiendo de la hora de salida del trabajo. Contrastan esos ritmos taciturnos de sofá adelantado, con la energía adolescente de carmín a estrenar, pantaloncillos cortos y tacones de aguja que van. Que van y no piensan en volver. Van en el tren destino: parada la Buena Estrella, la litrona fresquita, los chicos por desenfundar. Contrastan las idas de los maquillajes encarnados con los ocres aterrados que vuelven.

Esta mañana el tren, de nuevo, se ha parado 10 minutos en la estación de San Bernardo, Venus contoneaba cansancios prematuros, ojeras primitivas, profundas, sin amor, con insuficiencia de cafeína. Micaela al salir tropezó en el andén con un perro y su sonrisa, por un instante, se hizo tierna. Sus ojos se encendieron. FIN No. 1.

APORTACIÓN ROSA NOVA
Ojeras de la guerra, ojeras del amor...

¿Y qué decir de las ojeras del pobre Sísifo, siempre luchando para conseguir el amor de Venus y siempre rechazado cuando ya creía haber alcanzado la cima con su pesada carga?

Esta mañana Sísifo se levantó con la moderna intención de romper con su mito. Venus le miró lánguidamente desde arriba animándole a subir. Sísifo bajo los ojos y dio media vuelta; unos ojos sin ojeras, señal de un sueño reparador, que no evitó, sin embargo, la caída de alguna lágrima.

Fin nº 2.

APORTACIÓN CHUS -- EN BARBECHO CREATIVO (lidiando con los fuegos de Prometeo que no quieren apagarse) --- FIN No 3. RESERVADO.
Y como los grandes momentos, todo llega:


Tengo que confesar que en un principio, en lugar de “las ojeras de Venus”, había leído “Las orejas de Venus” Y ese error en mi lectura era un preludio de este final nº3 porque:

Venus, que últimamente había estado ocupada en dibujar ojeras, empezó a escuchar: empezó a percibir todo cuanto le rodeaba, aquí, cerca, en casa, no en las lejanías invisibles de Marte. Empezó a observar un perrillo y una mirada tierna que lo contemplaba, escuchó también el valvuceo de un niño que desde su sillita trataba de pronunciar sus primeras palabras, escuchó la risas de unos jóvenes desconocidos. Todos sus sentidos empezaron a despertar, no sólo los oídos. Al salir del metro comenzó a llover y con gran goce pudo ver, oler, sentir la lluvia.

Es así cómo Venus pasó de quedar deslumbrada por el lejano Marte a quedar alumbrada por esta Tierra y cada uno de los seres cercanos. Entre esos seres estaban los portadores de ojeras, que desde entonces recuperaron la chispa en su mirada, pues a Venus le pareció que eran más hermosos así. Estos seres también transformaron sus ojeras por orejas, porque siempre, cuando se está más despierto, se perciben mejor las cosas que nos rodean.

Chus


FIN No. 3


APORTACIÓN PATRICIA RÍO DE LA PLATA (no funcionaba la tecla de comentarios y utilizamos el conocido copia y pega por mail)

Pero las ojeras de Venus esa mañana respondían a otra cosa. Había entendido que esa fue la última noche que deslumbró a todos. No daba crédito a lo que había descubierto: era ella la única fuente de amor posible. Lentamente en los párpados caídos comenzó a vislumbrarse una pequeña luz y para la noche siguiente, el metro de Madrid y toda Madrid nuevamente estaban llenos de chispas, luces y colores.


FIN No 4

APORTACIÓN NELKEN EMOCIONADA:

Al seguir subiendo por las escaleras metálicas, Nelken agarró por sorpresa a Venus y le dijo: pero mujer para qué quieres una luz lejana que te hiere y roba tu esencia. No te das cuenta que la luz de tus amigos es mucho más profunda y bella, aunque a veces te parezca invisible. La amistad como estos finales, nutren y los Martes de turno destruyen hoy gracias a la promesa de una mañana que nunca llega. Fíjate en el pobre Sisífo: qué sin vivir.

Hacía rato que Micaela había salido de la estación de Banco de España, decidió cruzar por arriba y ver a la Cibeles. Antes de llegar a Neptuno caminaba con una sonrisa tonta y, gracias a los 10 minutos de retraso en el metro, se encontró con un viejo amigo de la adolescencia. Sus miradas brillaron al cruzarse. Venus decidió escribir una carta a Marte.

FIN No. 5
EPÍLOGO

Habrá que rescatar a Venus de su atracción fatal hacia el planeta equivocado; contarle que en territorios como Urbangarten la estrellas brillan con otras luces, como la de mujeres como Alfonsina Storni, que dedicó su sensibilidad al mar, a su hijo, al poder de lo colectivo.

Nelken tiene un sueño: sería que entre todos los lectores de urbangarten encontremos argumentos para convencer a Venus de que el origen de las ojeras sea en exclusiva territorio de Cúpido y el amor y no de Marte y las batallas en el campo laboral. Anímate y escribe la continuación de este cuento. Crea otro final. Feel free to use el apartado de comentarios, que para eso está.


Dedicado a Jaime Riascos, el gran cuentero de la ciudad colombiana de Cali, que nos trajo a Madrid en 1996 el maravilloso cuento de Las virtudes y los defectos.

sábado, 11 de julio de 2009

El re-poso de la Amazonas

Reposar.

Reposar contiene la caída ligera
del gorrión sobre la rama.

Determinar la voluntad de posarse.
Elegir un lugar para aterrizar.
Juego de distancias y tiempos de frenado.

Es majestuoso sentir un parapente detrás de ti,
ver la puesta de Sol en primera línea, sentir el aire.
Atravesar el espacio en plena bajada.
Viento. Susurros de ladera.

Es una riqueza dominar el vuelo, ser gorrión,
decidir volver a posarse,
acariciar la tierra viniendo del cielo y
... respirar.

Reposar lo vivido. Mirar la vida.
Darnos tiempo, reposar horizontes.
Abrir los ojos y plegar las alas.
Hemos llegado. El destino
soy yo misma aterriz-ada.

El destino:
la tierra de arcilla, roja, fértil,
sin raíces previas; recién arada,
limpia, virgen.

Ama-zonas re-posada
Amazona reencontrada.

(Poso en portugués puedo
re-posar: empoderar-se). Traducción libre.

Dedicado a Laureano Casado,
que hace mil años me enseñó a volar,

y me susurraba bajando laderas.
Un gran hombre que vive
Al Filo de los imposibles.

lunes, 29 de junio de 2009

A la sombra de un camión

De tanto buscar casa se refugió la gata a la sombra de un camión. No sabía si el camión se movería o no, pero descansaba por un rato. No quería saber nada de gatos, basuras, joyas o robos. Su casa era, por ese instante; reposo, sombra frente al calor, los tejados de zinc quedaban lejos.

Por un momento, era la señora de su propia casa, la estabilidad que ofrece la sombra de un camión, sin pertenencias pero con quietud.

There was a written note, fallen on the floor,
just over the lorry shadow.
The cat couldn´t read it, but it said:

No furniture, no past. Nothing but the moment, just here & now.

Dedicated to the last day of my beloved Pina Bausch

miércoles, 24 de junio de 2009

Sonrisa del corazón

A los vividores del presente,
instantes de llamaradas y ascuas candentes
rescoldos de Ninguna eternidad como la mía.

A todos los/las valientes que saltan hogueras.


La hoguera de San Juan, anoche, me desveló un secreto:

Desde el otro lado del cielo te digo
que la riqueza no se mide por el número
de corazones atrapados,
sino por la sonrisa de tu corazón abierto.

El viento se llevó los miedos, los errores.
El fuego nos purificó el alma.
Oportunidades renovadas, sueños, metas, semillas.

Nos quedamos con la voluntad,
el hogar de la hoguera
el querer querer.

Pagana sonrisa pura, la de tu corazón abierto.

sábado, 20 de junio de 2009

Carretera y manta

La persiana está a medio cerrar,
La cama está a medio hacer,
me tumbo y medio cierro los ojos.

Veo a Thelma y Louis disparadas on the road,
recuerdo que al volver a ver la peli hace poco
me quedé medio ácida.

No reconocí los aires de libertad y liberación de los 90.
Ya no compartí la pulsión de escapada con ese acelerón.
Observé con tristeza a estas dos mujeres liberadas en su gran vuelo;
comprendí que la rebeldía que nos lleva a la muerte
no es el mejor destino.

He querido visualizar un orden de lo establecido
que diera oportunidades para sembrar y no escapar.
Inventar un desorden con lo no establecido
para dar un lugar a los rebeldes
un territorio que no fomente la autodestrucción como salida.
Un urbangarten realizado.

He medio abierto los ojos sobre mi cama medio revuelta.
Abro On the Road de Jack Kerouac y leo:
(medio enciendo la luz)

...because the only people that interest me are the mad ones,
the ones who are mad to live, mad to talk,
desirous of everything at the same time,
the ones that never yawn or say a commonplace thing..
but burn, burn, burn like roman candles across the night.

El vivir aquí y ahora intenso,
sin postergar, sin sacrificios
sin morir quemados,
ser un fueguito, iluminar

sin pasar de la vida
sino vivir en la vida.

...Busco imágenes.
No veo que 14.000 euros anuales sean de recibo.
Y lo digo con los zapatos puestos,
¿qué pasará si nos queremos quedar?
¿dónde está el valor de las personas?
¿cuánto valemos?

domingo, 14 de junio de 2009

Paz. Apacigua. Camina

Apacigua.
Apacigua a los coches.

Ben-ditas las bicicletas
que tranquilizan
los tráficos.

Ben-ditos los transeúntes
que transitan
por los pasos de cebra.

Paz, camina.
Apacigua a los coches
que están en guerra contra el hombre,
que los niños quieren parques
y cruzar las calles.

Paz, para las cuatro ruedas
4sx4s que derrapan la calma

Abandona el diésel, que
ronronea,
hollina,
sulfata,
obstruye las vías
respiratorias;
de la ciudad, de las personas.
Paz, camina.

Pacifica a las partículas en suspensión.
Silencia a los gasóleos
que las bicicletas están entrando por Neptuno.


La bicicleta esté contigo en el día a día,
y no sólo los domingos. Paz, camina.


sábado, 13 de junio de 2009

No había ningún reloj en la casa


No había ningún reloj en la casa. Él no era nada constante, pintaba media pared, hacía la comida y leía entremedias el periódico que andaba por el suelo. Su vida era bastante incómoda. Abrió la nevera y se le cayó un huevo, la yema naranja lejos de reconciliar su desorden habitual le trastocó un fusible. Se había haaartado de llegar tarde, de no encontrar nunca el ticket del parking, de no justificar siquiera sus múltiples pequeños desastres. Se haaartó de no ser, sino de estar perdiéndose a sí mísmo constantemente. Desde aquel momento, no empezaría una tarea sin haber terminado la anterior. Se compró un reloj de cuco y le tapó la boca. Y todo por un huevo, pensó.

jueves, 4 de junio de 2009

Soy Teresa


The, the, the, the, the sound: tulúm, tulúm, tulumbá, pá

Soy Teresa. Este es mi plumier,
una amiga lo hizo para mí.
Nuestra amistad es de madera.
Observa, tiene dos pisos:
uno el superficial y otro el profundo.
Nosotras contenemos ambos.

Soy Teresa, odio la inosportable levedad del ser.
The, the, the, the, the sound: tulúm, tulúm, tulumbá, pá

Soy Teresa. Esta es la navaja que le regalé a mi mujer.
Se la di el primer día que la conocí.
¿Te vendrías a rodar conmigo? ¿seguirías los afluentes de los ríos?
¿Vendrías, irías, volverías, te quedarías conmigo detrás de las velas y el viento?

Soy Teresa, odio la inosportable levedad del ser.
The, the, the, the, the sound: tulúm, tulúm, tulumbá, pá

Soy Teresa. Mi padre me regaló un pequeño reloj de Sol
con aromas de pasado
promesas y aventuras.
Mi reloj es de madera.
Mi padre y yo somos la misma astilla, el mismo árbol inquieto,
las mismas raíces arraigadas en las nubes. Somos una misma rueda.

Soy Teresa, odio la inosportable levedad del ser.
The, the, the, the, the sound: tulúm, tulúm, tulumbá, pá

La flor, pistilos de alambre de París, sobresale de mi mochila. No me olvido.
Soy libre, soy Liberty Wallace, Thelma & Louise, Leolo, la peluquera. Soy Teresa y...
odio la insoportable levedad del ser.

Mis raíces de viento, mis talentos de madera son meras nubes
que orientan a mi reloj de sol, pequeño.

Thanks to Anne Waldman for this wonderful experience.
Thanks to my fellows as well.


martes, 2 de junio de 2009

Sí, tú y yo podemos

Sí, yo puedo.
Nosotros sí podemos.
PODEROSO el canto de un pájaro.
Sí, tú y yo podemos.

Hoy es el mañana que ayer soñamos.
Un paso, luego otro.
El Tango es cosa de dos. Sí, podemos.

La noche insomne con lunares y peineta
nos dice: !adelante!

La madrugada agarrada
hasta las trancas,
prendida del Alba,
nos invita:
Levanta
Camina
tú y yo, podemos.

Cantamos
Volemos, somos.
Pájaro de alas anchas con sombrero,
pico naranja y ráfaga de viento.
Volemos:
en la tarde
en el desayuno
salgamos de las oficinas
pisemos la nieve,
lancemos las bolas al jefe.

Unas gotitas de sangre se derraman
sobre el ébano de la ventana,
la hilandera despierta.

Sí, tú y yo podemos.
Poderosa, la voz. Un pueblo. Podemos.

Variación III. No te detengas. Walt Whitman.

jueves, 28 de mayo de 2009

Ostras, Ostras

Muchos años después de la IIGM, Holanda. En concreto, 50 años más tarde del desembarco. Un cartero alemán, viene a mi puerta en Janskerhof 21. A veces, tomamos café. Él me cuenta historias inventadas comiendo plátanos. Poco importa el argumento, no entiendo nada. (Dutch is a personal whisper for my ears, that´s all). Sin embargo, observo muy callada todos los detalles: sus gestos serios, dulces. Su gran cuerpo (desarmado, aparentemente dócil) cobra vida. Su voz es firme: la importancia de la palabra por encima de toda frontera. (Siendo susurro, viento de molinos de Delf; familiar y al tiempo ininteligible).

Un billete de avión me devolvió las historias de Bernhard, (almost BurntHeart, I see now). Anyway, esta vez, conseguí una traductora. He aquí la única historia que alcancé a entender (verbal-mente).

Ostras, Ostras

Reluce.

Reluce el ojo de la ostra en la distancia.
Apenas puedo verte
intenta acercarte, ven.
Entonces me podrás escuchar.

Así podré ver
el ojo de la ostra relucir sobre tu cabeza.
Así podré mirar
en tus profundidades.

El silencio llega, ya no necesito palabras.


Foto y texto en holandés (Oester, Oester) by Bernhard Christiansen

Bedangs Bernhard, for all your support
as friend and as my German postman
who speaks to me most of time in Dutch.

Nelken Rot

domingo, 24 de mayo de 2009

El dibujo de tu nombre





Me encanta ver el dibujo de tu nombre
en la pantalla de mi portátil.
No por lo que me digas,
sino por el dibujo de tu nombre
en mi pantalla del portátil.


Comunicado ya todo,
roto el maleficio,
deshecho el lazo,
superados los silencios

te confieso que
me sigue encantando el dibujo de tu nombre.

No por lo que digas o no digas, 

sino por el dibujo.

Xxxxxx Bbbbbbbbb Ccccccc


Ilustración de Paz Aymerich
www.paz-aymerich.com

Feel free to comment on that.

sábado, 23 de mayo de 2009

Sintiendo Sol, siendo centro

Son las tres menos cuarto en el reloj de Sol.
Estoy en el kilómetro cero;
el centro de todos los centros.

Extiendo los brazos en idéntica hora
recibo a Sol, pese a la lluvia,
estando en centro,
siendo mi salvaje centro.
La lluvia fría me siente viva.

Mi reloj recomienza a andar.
Como si fuera la primera vez,
me dirijo a estrenar casa por un largo tiempo.

Tres menos cuarto, Sol.

martes, 19 de mayo de 2009

Tarde contiene arde

Llegar tarde es rojo oscuro. Un granate que pesa.

Las horquillas de mi pelo
quedan sueltas.
Será que no fuera
tan tarde
aquella tarde.

Tu mirada se confunde
con el fondo de una cloaca,
será que arde nuestra última tarde.

Llegar tarde es rojo oscuro. Un granate que pesa.

Variación I. Tomo secreto. Port.

lunes, 18 de mayo de 2009

Lágrimas vivas para Don Mario

Mis niñas, querido Martín. Imagino que en estos días se han ido sumando tristezas; al fin Avellaneda se encontrará en el parque con su autor, un señor muy viejito, encantador. Un romántico consumado, tan amable, siempre con libreta y lápiz. Dicen que publica, pero a Laurita lo que más le gusta es verle escribir. El Sol de primera hora de la mañana les roza el alma cuando se sientan allí en el mismo banco. A mí me encanta observarles en sus rutinas de encuentros, no entiendo los nombres de las calles, los recorridos del día, pero es grato, al caer la tarde, verles charlar animadamente tras los grandes cristales del Café. Y así pasan los días, las estaciones y los años. Da gusto ver a Don Mario tan ágil para su edad, con sus bigotes de literatura pura, sus gafas de artesano del amor. Un placer escucharles en tan alocada conversación de haikus, novelitas con andamios. Ay!!! compañeras, compañero:
sabén que podén contar conmigo, no hasta uno, hasta dos o hasta diez sino que sabén que podén contar conmigo. Recordad que en la calle siempre somos más de dos.

En esta mañana de orillas uruguayas veo tantas cometas volar, sobre una arena tibia arrastrada por el hilo de Plata, caudal de río y vida. Un caballo blanco a lo lejos se va. Se va... Dicen que Lorca, Alberti y otros señores muy elegantes han sido vistos por aquellas playas.

Abrazos al cielo que está noche habrá un hermoso lucero más.

Nelken Rot

jueves, 14 de mayo de 2009

El paraíso se construye, y hemos decidido habitarlo

www.minakotasaki.com


Existe un lugar donde siempre
hay un rico té, una conversación.
Un lugar para compartir la vida
en mitad de la ciudad,
esperando
te.


(Make tea, not war
Make music, not noise).

lunes, 11 de mayo de 2009

Cafeína en la cocina

Hilo, aroma, vuelo
única. Mi cafeína.

Agua fría de la ducha,
cafeína en la cocina.
Lunes alunado.
Balsa de troncos escurridizos.
Alunizaje contra la cotidianidad.

Juego de equilibrios
entorno a una taza.

Impulso que me acerca
a la máscara de estar despierta.

viernes, 8 de mayo de 2009

Subiendo en el ascensor

Melón de mil nombres
Boca de pajita
Sorberte laminado
Contessa profiláctica.
Merienda de mayo.

martes, 5 de mayo de 2009

Nuevas épocas

Sonrío hoy.
Suelto el hilo, vuelan las cometas.
Este silencio no es mío.
Dibujos de azul y nube.
Apegos liberados.
Y en la tierra, nuevos encuentros.
Mi jardín de barrio.
Confío.
Ya no hay hilo que desbarate mi rumbo.

Buen viaje Feroz. Finiquito de sociedades.
Declaración exenta.

sábado, 2 de mayo de 2009

20 sandías de ira

Camino en dirección contraria en busca de un impulso, una luz.
Ajusto la mirada al frente, balanceo los amores como mártires y lanzo.
Sandías de fuego se despepitan por la pista, ruedan intensas, arrolladoras.

Y si temblaran en su palidez descarada...
Que se mueran uno a uno. Todos juntos.
20 sandías de ira: lanzo escupitajos de pasado pasado.
Ábrase el volcán, destruya la lava, las mentiras, éste es el castigo.
Bolos alineados, tan blancos, tan espigados.
Testigos de una mujer encinta, acusada frente al pueblo.
Piedras que alcanzan la fragilidad de las almas.
Historias de los cuerpos que se maltratan.

El dragón se agita, Pandora levita y en el fondo, una víctima masculina será devorada.
Esta pulsión ancestral invoca mis demonios y desuella mi piel de ángel y alas de gasa.
Caen sobre la pista en pleno, rabos de lagartija, noches sin frenos, todos locos.
Crepita la hoguera de destrucción masiva, San Juan brama entre maderas y llamas.
20 sandías de ira. Fuego, solo viento. Arden los campos de algodón. Las espinas son solo ceniza.

jueves, 30 de abril de 2009

La Maga

Hay días en los que me levanto con esencias de la Maga, aunque no recorro París ni sus puentes, Madrid se extiende como geografía por la que discurro a la deriva, sucesión de encuentros fortuitos se tropiezan sucesivamente en mi camino; hijas de vecinas de mi abuela, amigos de mi padre, la prima de mi madre a quien visitábamos durante la infancia y hace 25 años que no se hablan. A mi amiga actriz elegantísima con sus eternos turbantes, a mi entrañable amigo con quien contaba cuentos y volábamos al alimón con el público, a Orima y mi paraguas rojo que dejé olvidados en un Café, a la tarta de zanahoria que siempre me espera frente al Real Cinema, al Entredós que es puro encuentro, a la salida del Banco de España... ... ... Derivas ... .. ... Madrid, un pueblo.

Pasillos de tiempo cruzan entre Arenal, Sol, Alcalá, el metro y la Plaza Mayor. De Santo Domingo a Lavapiés soy la Maga. Salgo descalza y encuentro miradas, tomamos café o vino o cerveza con limón y patatas bravas. Las tapas, nuestras queridas tapas. Reímos y ocultamos el tedio y los miedos con un estoy bien y tú? Veo antiguos amantes en los pósters de la ciudad anunciando conciertos revival de los perdidos 80.

Camino mirando el reloj de Sol, compruebo una vez más que las manecillas de la torre de Atocha nunca repetirán las cuatro menos cuarto de la madrugada; la ciudad dispuesta para oír el roce de los vaqueros y nuestro compás de pasos largos. En este 2009, inolvidable para la historia, estrenamos de nuevo una primavera que no acaba de llegar, andamos descreídos vigilando las nubes y el horizonte. Apenas despunta el día y vuelvo a ser la Maga, salgo a caminar, giro y tropiezo con aquel que encontró mis sandalias.

domingo, 26 de abril de 2009

Levedad

Tiendo mis nubes urbanas al Sol,
la paz en mis manos.
Como manzanas verdes de árbol.
Ondean tules y linos colina abajo,
al fondo, en el valle, la casa.
Vuelan las cortinas blancas por las ventanas.
Crestas de lumbre corren por las laderas de la tarde.

Festival de colores y vientos suaves me calman
en esta aldea de una sola casa,
que se lo lleven todo, las brisas.

Silencio de aves, ausencia de transportes.
Caprichos de aire,
aires caprichosos de ojos verdes imposibles.
Fuegos fatuos precipitan otra tormenta.
Arden los silencios, vendavales y portazos.
Que se lo lleven todo
los vientos de Santa Bárbara
.


Huyo a la urbe y me confundo entre asfaltos y escaleras metálicas:
Cuzco, Cuatro Caminos, Moncloa y al final, el parque del Oeste.

El silencio, la quietud prolongada, esa insoportable levedad del ser.
Esas ganas de estallar el mundo:
parque, arena, huerta murciana, torres urbanas.
Muerdo manzanas.
Arde el Sol sobre las aguas del Templo de Debod.

jueves, 23 de abril de 2009

Es primavera ahí fuera

Qué usted disfrute bien de su tiempo! Todo el tiempo disponible para usted.
La crisis ayuda a muchos a tener tiempo!!!
Qué disfrute del buen tiempo! Todos los tiempos y todos los libros disponibles en:
parques, bancos, bosques, laberintos, aceras, metros.
Más mejor en parques, bancos de madera a la sombra, o en césped bajo el sol.
Mucho mejor con gafas y protección solar.
Infinitamente más alegre junto al murmullo de:
pájaros, dominicanos, niños, niñas, columpios, perros, patos, lagos...

Resto de instrucciones ad libitum!!

Ah! No se olviden de regar los tiestos antes de salir.
(El té sobrante es estupendo para dar vidilla a las plantas, nunca echar las hojas del té, nutren a la mosca blanca).

Un deseo: wifi en los parques de las ciudades, los pueblos...
Otro: un huerto de barrio en cada parque, Rosarosae en las ciudades

martes, 21 de abril de 2009

Hace tanto tiempo que...

Hace tanto tiempo que….

…abandoné el hábito de pensar que ahora lo confundo con comer.
…me olvidé de besar que me conformo con abrazar a quien no es.
…perdí la paciencia que los botes de CocaCola me salpican toda.
… me perdí que no reconozco mis propios ecos.
…no tenía tiempo que palidezco de nervios ocultos, que afloran.

Reviso los mil huecos, descorcho los sellos y timbres que cerraron mil puertas.
Deshollino mil estambres y pistilos de flores muertas que olvidé.
Florecen cerezos del pasado que pasó.

Hace poco que …

… veo el paso del tiempo de cristal en mis ojos y la sonrisa marcada.
… busco las ideas, los besos, la templanza, los encuentros y el tiempo aprovechado.

Me pregunto ahora, ¿Dónde dejé mi caja de talentos?

domingo, 19 de abril de 2009

Tragedia inmobiliaria


(A dos voces)


A
No me voy a quedar
Quiero salir de esta casa cutre
No. Aire, luz, espacio.
No nos vamos a quedar.


B
Qué maravilla, de aquí no me muevo.
Aire, luz, espacio para mí.
El silencio se podría tocar.
No. No me pueden echar.
A y B
Haarta, hasta las pelotas de tener la vida en cajas.
Haarta, hasta las tetas de colgar cuadros, atornillar estanterías.
Sísifo en el XXI casose con IKEA.

(Coro)

No. No nos vamos a quedar.
No. No me pueden echar.


(En fuga)
Quedar.Echar.Comprar.Vender.Alquilar.Soñar.Mover.
Mover.
Mover.
Mover.
Quedar.

sábado, 18 de abril de 2009

Caperucita frente al fuego

Recoja todas sus balas, no necesitamos defensa.
Doble, pliegue a pliegue, su orgullo herido.
Cambie las sábanas de sus noches sin estrellas y
entréguese a la pasión del amor en su casa,

le dijo desnuda y con las botas puestas.

El cazador anduvo hacia atrás y cerró la puerta.
Ellos, sin embargo, continuaron frente a la chimenea
observando el devenir del fuego.

Feroz, me gusta verte tan atento a lo importante.


Y dando tumbos de sueño recorrieron, una vez más,
los pasillos del amor.

viernes, 17 de abril de 2009

Chocolate para Gretel


Casa grande, con ventanales, para Gretel.
Mucho espacio de juegos, fantasias y leyendas.

Notas musicales de regaliz y menta, miles de jazmines para mi duende Gretel.

Es tu pelo rojo cortina para el sueño,
tu risa magia de Leones y Ciros de melocoton bordados.

Planto semillas de cacao secado al sol,
planto una semilla de calabaza ambiciosa
surco a surco,
fuerte impulso de vida y sombra tranquila,
para que crezcan tus lobeznos sanos y contentos
en palacios de arbol y copas de aires nuevos.

Es este tu chocolate Gretel,
la liana de todas las selvas
cascadas de risas
que te acogen de nuevo
en mi urbangarten.

martes, 14 de abril de 2009

El silencio nombrado

Sin saber
me llevé tu nombre.
Una carga que repito en la saciedad de mis olvidos.

Pierdo todo
solo
te re-cuerdo.
Llueve.

Las manos abiertas se enredan en tu nombre
infinito
prolongado
imborrable.
Letanía silenciada que estalla
cuando callo.

Canto Quisiera
Tapo volver
Lavo a tu nombre
Resbalo sin aristas
siempre sin huellas
la mancha que te nombra nada quisiera

Soy la ladrona
que en silencio
se descalza

lunes, 13 de abril de 2009

Caperucita no vuelve a la oficina

- Qué no, qué no y qué no!! Yo me quedo en el campo, aunque llueva.

- Caperucita hija, que tu jefe te espera que tienes que libar el polen
para hacer la miel, y además hay que preparar una torta y un pastel,
que si no nos quedamos sin cuento.

- Déjate de cuentos abuela, que yo me quedo con Feroz y las gafas puestas, que nos vamos a Creta a cambiar esta historia. Por cierto, aquí te dejo el teléfono de las Empanadas Argentinas de Sor Angela de la Cruz, que ahora ya todo se externaliza, que de tanto ir y venir, algo he aprendido. Cuídate abuela.

domingo, 12 de abril de 2009

Homenaje a una silla



Una silla en Valadares
vale más de una sentada.

Una silla para las visitas
puede ser una riqueza.


Una silla en la escuela
es el derecho de cada mañana

Una silla por la noche
es el lazo que une a
los vecinos,
los amigos,
los padres,
los hijos,
las mujeres,
los hombres...

Una silla es el lazo que une
a los simpatizantes
con los militantes.

Una SILLA en Valadares
es la estructura perfecta
para mirar,
ficando a vontade,
a la lua cheia,
a las nubes que juegan,
a los niños que ríen.

Es la estructura perfecta
para tomar un cafezihno,
tramar una amistad
y comprobar que otra sociedad

está siendo ahora.


Para informarse de manera genérica sobre el MST
(Movimiento de los Sin Tierra de Brasil)

http://www.mst.org.br/mst/home.php

Para contactar con el MST de Brasil
e informarse sobre sus actuaciones:
alejandromariani15@yahoo.com.br

Homenaje a una silla es
una semilla lanzada al viento
un tributo a las personas trabajadoras que nos acogieron
entrañablemente en sus casas para mostrarnos
su forma de vida: La luta por la natureza sin agronegocios.
La rebelión diaria para tener tiempo para leer y
criar a los hijos en libertad con
acceso a la cultura.

Mil gracias por vuestro corazón abierto
y mantener la magia de los encuentros.

Asemtamento de Governador Valadares (Minas Gerais), Brasil.
Terra Vista (Estado do Bahia)

martes, 7 de abril de 2009

El agujero de los instintos

Left and Right miran el agujero de los instintos:
parece que pez/ballena sigue fluyendo en su burbuja
sin mirar el reloj.
Desde el otro lado del mundo y en el hemisferio norte
hay vibraciones, ¿será ahora cuándo estén cocinando la linda placenta?
El tiempo entre Left and Right y pez/ballena queda detenido,
los relojes míticos les dejan suspendidos en eterna merienda.

Foot and Hand salvaron al ballenato con partera a domicilio
y también sin epidural three years ago.
E hincharon el pecho y resoplaron
para dar luz a los 4 kilos de ballenato.

Foot and Hand hace tiempo que no navegan en el agujero de los instintos:
ballenato sabe nadar y respirar fuera del agua.
Desde el otro lado del mundo y en el hemisferio sur
hay una soledad compartida difícil de masticar
ballenato ríe y en ese hilo umbilical todos caminan, Foot and Hand.

Antes Foot and Hand construían castillos de arena y sal
respiraron juntos en Nepal, subieron montañas
y llegaron a la torre Eiffel, ballenato coronó la cresta de la ola.

Left and Right, por su parte, ahora preparan la habitación de pez/ballena
y buscan conchas en el fondo del mar
para que reconozca su nuevo hábitat.

De todas las mareas del espacio sideral ofrecemos
el vaso del encuentro para que Foot and Hand
vuelvan a tener caminos por donde continuar.
Y que ballenato tenga dos pares de brazos
de los cuales tirar.

De todas las mareas del abismo estelar ofrecemos
el vaso del feliz encuentro para que
Pez/Ballena, alias la habichuela mágica,
germine lleno de colores entre tierra y mar.

lunes, 6 de abril de 2009

En esta tierra nos ha crecido un garbanzo negro

Receta para desmaterializar a los garbanzos negros y los desencuentros:

1. Si te identificas con el axioma: Llamé a comunicación y comunicaba, INVENTATE OTRO, éste no funciona.
Por ejemplo: Balbucí y me limpiaron los mocos.
Está claro, no hay nada mejor que comunicar, aunque sea poco y no se acierte al principio.

2. Si finalmente el desencuentro tiene lugar, admitamos que no existe epidural, pero
si nos preparamos una pócima inventada en un vasito bonito y, muy dignos, nos la bebemos por las mañanas frente al espejo, ya verás cómo los garbanzos negros empiezan a blanquear.

Es lo que tiene, el inconsciente reconoce todos los símbolos. Bendito Jodorowski.

Ah! Se me olvidaba, muy importante, para sentir los efectos del vaso mágico generador de encuentros es necesario beberse todo este elixir muy convencido/a durante 21 días seguidos, y si no me crees haz la prueba y ya me dices.