sábado, 2 de mayo de 2009

20 sandías de ira

Camino en dirección contraria en busca de un impulso, una luz.
Ajusto la mirada al frente, balanceo los amores como mártires y lanzo.
Sandías de fuego se despepitan por la pista, ruedan intensas, arrolladoras.

Y si temblaran en su palidez descarada...
Que se mueran uno a uno. Todos juntos.
20 sandías de ira: lanzo escupitajos de pasado pasado.
Ábrase el volcán, destruya la lava, las mentiras, éste es el castigo.
Bolos alineados, tan blancos, tan espigados.
Testigos de una mujer encinta, acusada frente al pueblo.
Piedras que alcanzan la fragilidad de las almas.
Historias de los cuerpos que se maltratan.

El dragón se agita, Pandora levita y en el fondo, una víctima masculina será devorada.
Esta pulsión ancestral invoca mis demonios y desuella mi piel de ángel y alas de gasa.
Caen sobre la pista en pleno, rabos de lagartija, noches sin frenos, todos locos.
Crepita la hoguera de destrucción masiva, San Juan brama entre maderas y llamas.
20 sandías de ira. Fuego, solo viento. Arden los campos de algodón. Las espinas son solo ceniza.

1 comentario:

  1. La primera vez que leí 20 sandias de ira me fundió los plomos y me hizo decirme: lee bien, mira lo que has encontrado...es realmente bueno. Pero no escribí ningun comentario. Ahora acabo de poner los plomos de nuevo y el que se ha fundido he sido yo.
    Pero el asombro tiene vuelta y continuación.
    Aunque te estoy leyendo desde Australia - I am a teacher at the University, in Adelaide -afortunadamente el espacio no existe para las palabras escritas enviadas al espacio exterior. From inside. For any time.

    David Nihalat

    ResponderEliminar