domingo, 25 de octubre de 2009

Próxima estación: El Otoño en Rivas


Por la Avenida de los Almendros han pasado cientos de hojas..., muchos, hemos pasado cientos de veces. Recuerdo cuando todo aquello era un gran secarral cercano a la batalla del Jarama; muchos vecinos encontrábamos socavones, trincheras, metralla, conejos... Rodaban los espinos resecos como en el Oeste, la Veloz tardaba más de media hora en llegar y había que cambiar de autobús en Covibar (COoperativa de VIviendas BARatas). Muy cerca de donde no había nada, ahora yace un mantón de hojas de otoño: en el subsuelo la tierra ya es firme y está bien nutrida. Después de más de 20 años, el carril bici ya está más avanzado. La fantasía y el empeño por crear un Urbangarten en la periferia de Madrid es una realidad. Decía Curro en sus inicios: todos los caminos me llevan a Rivas.

Fernando Galán, Fer para los amigos, nos regala este recorrido por la Avenida de los Almendros, eje que comunica: estar arriba, con estar abajo, estar a la derecha o a la izquierda. Un hermoso camino, donde conviven coches, bicis, paseantes, corredores, perros, niños y ancianos. Vereda sin río, aderezada con los colores y sonidos de variados pájaros que completan esta fotografía interactiva que nos conduce al mundo de los sentidos. Un recorrido para llegar a los sitios; el regalo para los transeúntes es que podemos, aunque muchas veces sea a través del retrovisor, observar el paso de las estaciones y el tiempo.


Con los años nos damos cuenta al mirar a las hojas secas y rojizas que nosotros avanzamos también y paseamos por el tobogán de urbangarten siendo: niños, deportistas, montando en bicis, autobuses, coches, caminando...

En el camino, Rivas nos acoge y la Avenida de los Almendros, silenciosa y colorida, nos distribuye.




8 comentarios:

  1. Hojas venidas del Pasado.
    Caidas lentamente.
    Como el olvido.

    Segundas hojas.

    Port

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, evocador y bello. No he podido resistirme y he revuelto viejas fotos. Cerca de COVIBAR se encuentra el Cerro del Telégrafo, donde yo aprendí a volar en ala delta hace... demasiados años. No había más que campo donde ahora hay una ciudad, pero allí se creó una de las primeras escuelas de vuelo sin motor. Aún pueden verse, en las laderas del Telégrafo, los restos de las rampas de lanzamiento y algunas edificaciones. El rodillo del tiempo crea unas ilusiones, hace que estas se desvanezcan y crea otras y después otras.

    ResponderEliminar
  3. El campo y el parque. He caminado cientos de veces con mis diferentes perros por el cerro del telégrafo y he visto cómo los pinos transplantados en yogures iban creciendo con una malla azul. Y con los años, nos cambiaron la ruta, nos hicieron sendas y pusieron vallas al campo y ahora es un parque. Hay una parte indómita en mí que se resiste a los límites, luego recorro el mirador y observo desde lo alto a la nueva ciudad, y siento mi enfado como una coma o un punto y seguido ante un gran texto que es dictado por el crecimiento de una ciudad con zonas verdes...

    ResponderEliminar
  4. hay bastante nostalgia en tu texto, y la nostalgia puede que sea laalegría de estar triste.
    Montarto

    ResponderEliminar
  5. Primavera-vs-Otoño

    Primavera: el encuentro expansivo con todos y la locura de no saber donde está uno/a exactamente.

    Otoño: el encuentro alegre con uno mismo y su confrontación con el mundo. (Sí, sabe rico).

    ResponderEliminar
  6. Mirando las fotos de Hojas que caen en otoño me acordé de esta canción, Ilusión... (la versión de MArisa Monte y Julieta Venegas)

    Lilah

    ResponderEliminar
  7. Los recuerdos en Urbangarten son realidades, así que acaba de crecer en esta entrada el vídeo que comentas. De esta forma todos podremos saborear la buena música de estas grandes artistas.

    Aprovechando que ya he aprendido a subir los vídeos, hehe.

    ResponderEliminar