sábado, 18 de abril de 2009

Caperucita frente al fuego

Recoja todas sus balas, no necesitamos defensa.
Doble, pliegue a pliegue, su orgullo herido.
Cambie las sábanas de sus noches sin estrellas y
entréguese a la pasión del amor en su casa,

le dijo desnuda y con las botas puestas.

El cazador anduvo hacia atrás y cerró la puerta.
Ellos, sin embargo, continuaron frente a la chimenea
observando el devenir del fuego.

Feroz, me gusta verte tan atento a lo importante.


Y dando tumbos de sueño recorrieron, una vez más,
los pasillos del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario