jueves, 11 de octubre de 2012

Una sombra opaca avanza


Este silencio de terciopelo blanco

aúlla

una leve nota,

tu voz,

un suspiro.


Este muro que separa el tiempo

me protege.

Me desarma

el silbo tuyo

que repica tras la pared.



Estas manos que se tapan los oídos

arañan

al corazón que relampaguea

lagartijas.



Me equivoco, me confundo

una sombra opaca

una cortina de humo.


Nos queremos,

nos mentimos.

2 comentarios:

  1. Este estado de locura transitoria que alojamos en una percha, que notamos cómo el mundo gira sin nosotros, que no sabemos si estamos, si están, si somos, si son, hay que lanzarse a vivirlo. Tiempo habrá de averiguar ¡Ah, pues sí era! o ¡Ah pues no era!
    Me encanta tu poema.
    Un abrazo preciosa,

    Nená

    ResponderEliminar
  2. A mí me admira tu capacidad para escribir y escribir cosas interesantes, desde la emoción con una abundancia que me recuerda a los caños que aparecen en las montañas y el agua nunca se acaba, siempre corre el torrente.

    Un abrazo largo y pizpireta.

    Nel

    ResponderEliminar