lunes, 8 de octubre de 2012

Garajonay



¿Quién 


nos sostendrá ante la muerte 


si nos faltan los árboles?


¿Cuáles serán nuestras raíces,


dónde se depositará la historia?



La vida


escarbará entre la ceniza


y volverá a morir por el asfalto.

 
Seremos seres de granito.


Un pueblo


sin bosques, sin memoria


no respira: malvive.



La corteza y el fruto


el musgo, las ramas


los nidos, 


los abrazos húmedos

el olor a tierra mojada, la lluvia.




¿Quién 

 

detendrá  este luto

si ya no podemos abrazar a los árboles?





El parque nacional de Garajonay está en la isla canaria de la Gomera. Este verano desde el 3 de agosto la isla ardió durante 15 días y el incendio arrasó con más de 4.000 hectáreas de su superficie, Garajonay ocupa más del 10% de la isla.

Fue declarado patrimonio de la Humanidad en 1986 por la UNESCO por ser una de las mejores muestras de la  laurisilva: un bosque  húmedo de variadas especies de hoja perenne que en el Terciario cubría prácticamente toda  Europa.

La pérdida de este pulmón de oxígeno supondrá un deterioro notable para la calidad del aire, las temperaturas y los índices de pluviosidad. La mala gestión de los protocolos de actuación ante el incendio contribuyó a que las áreas afectadas por el fuego fueran mayores.

Se cree que pudo ser provocado.

2 comentarios:

  1. Los árboles son vida, tienen, vida, nos dan la vida. Hay que abrazar a los árboles.
    Y a ti, Vera, vida.

    ResponderEliminar
  2. :-)) Los árboles de alguna manera crecen en mí. Me acompañan siempre a través de las ventanas, en el campo, en Terravista (Brasil), los busco por las ciudades. Mis brazos y mis manos, a veces las siento ramas.

    y sí, disfruto de los abrazos.

    Muchas gracias Eloy por observar, por comunicar y estar cerca en la distancia.

    un abraaaazo

    N

    ResponderEliminar