viernes, 9 de abril de 2010

Moraleja


Se levantó con determinación la cigarra arrepentida y dijo:
se acabó. Manos, pies y cuerpo a mi obra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario