jueves, 29 de julio de 2010

Fieras


Tiraba de la toalla como si fuera el juego de la cuerda. Decidida insistía con fuerza, tiraba. Frente a ella unos ojos marrones crispados tiraban en dirección contraria. Él miró al suelo para coger fuerza y rebufar como los toros, comprobó de nuevo, soltó. Ella cayó en la arena.




Queridas jardineras y jardineros, urbangarteners del mundo:

Una vez más estamos en verano y urbangarten quiere abrir las puertas a sus ciberlectores. El año pasado quienes quisieron escribieron diferentes finales para Las ojeras de Venus. Propongo que en 2010, el año en que Cataluña ha decidido suprimir la fiesta taurina de su territorio, escribamos entre todos una gran diversidad de continuaciones y finales para este microrrelato titulado Fieras.

Puedes escribir tu final en comentarios como anónimo, pero estaría bien que firmaras tu texto, aunque fuera con un seudónimo.

Sed bienvenid@s, que la creatividad e imaginación os acompañe, pese al calor.

2 comentarios:

  1. Soltó porque vio que no podía hacer nada.
    Dio la vuelta y se marchó.
    Ella, desde el suelo, vio desaparecer su culo desnudo entre las altas hierbas que ocultaban la playa.

    ResponderEliminar
  2. Solo el aroma de la desesperación logró borrarlo en tan solo un segundo....

    Litus Arin

    ResponderEliminar