jueves, 26 de marzo de 2015

Hoy ya es casi mañana

En el día de mañana
escribir desde las branquias será fácil.
Beber del barro, comer el jugo del plástico
será fácil.

En el día de mañana lo difícil será
que la luz nazca de los almendros en flor
que los niños jueguen juntos en la calle
que los libros se lean con calma
que no sean pasta de papel
será difícil, muy difícil.

En el día de mañana
la incertidumbre estará garantizada
la pobreza será una taza de café vacía
cada mañana. Un plato de cocido sin garbanzos,
unas lentejas sin olla, solo piedras.
Y muchas bocas, tantas bocas
cada mañana.

Vendrán 
los mosquitos, las cucarachas,
la medicina seguirá portando dolor.
Vendrán días de lágrimas sin abrazos
el calor será un recuerdo.

Anoche el candil me mostró el mundo
hoy solo queda romper la cuerda
para que el sinsentido muera desolado
en el día de mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario