lunes, 4 de marzo de 2013

¿De dónde vienes viento?



Por amor al aire

creo en la belleza

                          en mis manos

                                        en la música

en el impulso que me sube a un escenario

por amor al aire.



Toco tu boca palabra y me convierto en oráculo

en sombra y sonido

en túnel remoto, distante.

En caverna

del fuego en ascuas
en bóveda

de noche con estrellas, y Saturno nos devora

por amor al aire.



Mi cuerpo manchado por el hambre

dolido por la miseria

mordido por el abuso

la presión de la amenaza y el miedo

me sostengo

por amor al aire.



¿Cuántas nubes habitamos en esta tierra?

¿Cuántos ciegos?

¿Cuántas casas vacías? ¿cuántos habitantes sin casa?



Es el aire el que cae, y el balcón abandonado calla

y el policía que abre la puerta,

y el bombero quien recoge al desahuciado.

¿dónde están los nuevos vientos que cierren

esta guerra no nombrada?



¿Hasta cuándo el amor elástico resistirá

este aire opresor que recorre las calles y los hogares?



Todavía hoy, fantasma, me sostengo en desequilibrio

por amar al arte.




1 comentario:

  1. Amar el aire es tan necesario como amar el arte, si no es lo mismo. El mismo amor que ha de salvarnos de esta vida que muere un poco cada día en manos de quien nos roba ese aire tan necesario.
    Un beso con abrazo incluido, poeta.

    ResponderEliminar