domingo, 26 de junio de 2011

Pasos

Me encanta reconocer los pasos agitados de mi madre, sus tacones medios sobre las baldosas frías del ambulatorio. Mi hermano y yo sonreímos; es ella. Respiramos con alivio ya que enseguida nos va a tocar entrar para que nos vea el médico. Llevábamos minutos conteniendo el aire para que no saliera ningún paciente más por la puerta de la sala 4, la nuestra. Clin, clon, clon, clon, clin, clon, clon, clon. No hay duda, ella siempre sabe cómo rescatarnos en el momento justo. Sí, mamá, ya nos va a tocar. Ahora pasa esta señora y luego nosotros. ufffffffff, es una genia!


Oigo como llegan con fuerza los tacones de plataforma sobre los escalones empinados: pum, pum, pum. Pum, pum, pum. No respira. Toda la subida es un impulso, de repente en el rellano del tercero, escucho un bufido, un resuello, son unos breves instantes de pausa, y enseguida, vuelve la marea salvaje, llega: pum, pum, pum. Pum, pum, pum. Ruido de llaves, abro la puerta. Mi compa de piso que entra directa al baño, ha perdido un avión.


Son irregulares, a veces flaquean las pisadas de puntillas y se doblan los tobillos. Balbuceos flamencos, aprendiz de mujer fatal: clin, clin, clon, clon, clin, clon, zzzrrrrr, clon, clon. Son grandes, los talones no llegan a la almohadilla trasera. Son unos zapatos altos, que se arrastran desde la profundidad oscura de debajo de la cama hasta la manita chiquita de la niña que con cautela aprovecha el silencio de la siesta de la madre que dormita en la terraza. Son así, tropiezos con collares largos, las pulseras suenan unas con otras al subir y bajar del brazo que se observa en el espejo del baño. Horror, una silla de metal se zarandea y se perciben a unas chanclas que caminan directas hacia esa misma dirección. La puerta se abre.



Diametralmente matemáticos se suceden con una sincronía pausada y contudente. La suela de cuero desgastado cruje en cada pisada y gira al octavo avance. Un tiempo de espera y de nuevo el compás cuatro por cuatro se repite. Son zapatos con cordones y se adivinan de color marrón bajo esos pantalones planchados verticalmente. Es justamente, al tercer paso después de la vuelta, cuando los estudiantes del fondo de la clase sacan sus chuletas, sabiendo que les quedan cuatro pasos sin arriesgar el tipo. Cuatro pasos de infarto mientras encuentran la fórmula trigonométrica, el coseno y la tangente de 90 grados, el cqd de la raíz cuadrada de menos 1, el final de aquella mítica ecuación de segundo grado que siempre caía en la clase de al lado. 8 pasos y un giro, que eran ciertamente, siete zancadas y media antes de dar media vuelta. Y mientras, la chuleta se iba haciendo y deshaciendo, vuelta y vuelta.



Pasos en la noche de silencio cuando no esperamos a nadie y la casa está recogida. ¿O tal vez no está del todo recogida? No se oye bajar la puerta del garaje, no se abre la verja de la puerta principal. Sin embargo, parece haberse oído algún golpe o tropiezo cercano a la puerta de la cocina. El perro levanta su oreja izquierda para comprobar si ese descuido va acompañado de otro paso, una sucesión de ruidos que indican que la presencia de un ser está ahí fuera. Un chasquido de las paredes de la casa, que sigue cediendo con el calor, provoca una subida súbita de la adrenalina humana y canina. Un golpe en la ventana de la buhardilla dispara, ahora ya sí sin freno, ni medida, todos los ladridos. El teléfono comunica, las luces se encienden, la alarma se activa. En definitva, se comprueba que la casa no estaba del todo recogida.


martes, 21 de junio de 2011

19 JUNIO. 15M NEPTUNO. ORQUESTA SOL FÓNICA

La mayoría de las fuentes de información coinciden en cerrar la cifra de manifestantes pacíficos en 42.000 personas en Madrid capital. Llegaron desde 6 puntos distintos, abajo se pueden ver las distintas localizaciones de partida y su planificación.

Puedo certificar personalmente que Aluche Lucha llegó a las 15.15 a la plaza de Neptuno, ¿se puede pedir una mejor sincronicidad y capacidad de implementar lo programado al movimiento #15M?







Querides urbagartens,

Disculpad por no subir las fotos con los lemas que se exhibieron en la marcha 19J, o los vídeos caseros, por saturación de información, mi ordenador está de resaca y voy a tener que llevarle al hospital para poder seguir subiendo y bajando imágenes que ilustren los acontecimientos que están pasando estos días.

Para este jueves está prevista la llegada del promotor de la revolución silenciosa en Islandia y desde el Coro Solfónico preparan cantar el coro de los esclavos del Nabucco de Verdi, una maravilla para la mente y el alma.

Iré ampliando la info, según me vaya dejando mi saturado ordenador.



viernes, 17 de junio de 2011

Del 15M al 19J, se lo cantamos


La música, la cultura vuelve a las calles con fuerza. El movimiento #15M es pacifista, aunque en los informativos de Telemadrid utilicen imágenes de Grecia para desacreditar y amedrentar a la opinión pública. Afortunadamente, la Democracia participativa, va despacito, pero no tiene miedo. Queremos que la Constitución no sólo sea una fecha que indica un puente antes de Navidad, queremos practicarla: derecho a la vivienda, a la libertad de expresión, de reunión, a un trabajo bien remunerado en jornadas de 40 horas semanales efectivas, máximo... Ser todes iguales ante la ley...

La marcha del 19J promete ser histórica, les trabajadores de los barrios saldremos a las calles y en este urbangarten que crece en Madrid desde Mayo de 2011 vendrá Beethoven a coronar este acto reivindicativo y festivo. Porque el pueblo español tiene esa naturaleza, pacífica y fiestera, aunque nos quieran vaciar los bolsillos por sistema, nosotres cantamos las 40 con la novena.

El pacto del Euro tiene muy mala pinta, pero vamos a cantar frente al Congreso a eso de las 14.30- 15.00 el 19J la novena de Beethoven, o lo que es lo mismo, el Himmno de la Alegría. Van a acudir voces muy profesionales y otras no tanto que llevan toda una semana de ensayos y midis circulando por la red. Creo que será un momento muy bello de catarsis colectiva. Desde la organización se pide que la gente lleve paraguas, para evitar el sol. Queremos que otro mundo posible nos gobierne, el sistema de partidos se está quedando obsoleto. No queremos por más tiempo el Estado del Malestar generalizado con largas colas en el INEM, que ya te dan cita para que no sea visible lo que cunden 5 millones de parados y paradas.

La cultura, la música clásica, las flores son nuestras armas si no nos quieren escuchar, nosotres, como la cigarra, seguiremos cantando.











jueves, 16 de junio de 2011

Estuvimos en Poetas en el Aire en Radio Vallekas


Hace casi un mes que Sebastián Galán nos invitó a Chusa Amezquita, a Carmen Peñalba y a mí para participar en su bonito espacio radiofónico Poetas en el Aire. Como él nos anticipó el reloj de radio Vallekas tiene minutos de 40 segundos, por eso el programa se nos hizo corto e intenso. En resumen, fue una experiencia muy grata y me gustaría compartirla con vosotres.


Os dejamos el audio, por si os apetece escuchar el programa.

Qué placer volver a la magia radiofónica.

http://www.poetasenelaire.com/2011/05/18/fundacion-entredos/


Desde USA, la Spanish Revolution de ida y vuelta. Mayo 68-Mayo 2011

Let the SOL in from Arianne Sved on Vimeo.

lunes, 13 de junio de 2011

Hoy el mar azul de Sol no está, pero seguimos






















Coro Social Patio maravillas.

Músicos indignados


Un amigo comparte una magia radiofónica, él que escucha con frecuencia Radio Clásica, una emisora con un formato rigurosamente musical, de repente, ayer sábado 11 de junio, se sale de su ruta. ¿Cuántas veces hemos deseado que el conductore del autobús rompa el itinerario y nos lleve lejos?

Y este amigo pensado que eso era imposible, dice:

Pero me equivocaba por completo.

Os dejo el link del podcast de la tertulia que tuvo lugar este sábado con el título de "Músicos indignados".

http://www.rtve.es/podcast/radio-clasica/tertulia/





Me pareció tan bonito ver hasta donde pueden llegar las ramificaciones del movimiento #15M que lo quería compartir con todos.

Espero que os cargara de energía y de determinación, y yo también.
Ideal para una mañana urbana de domingo.


domingo, 12 de junio de 2011

Escritura sedentaria o nómada



¿Diván, hamaca o bicicleta?
¿Meditación, observación o acción?
Visualizar, mirar ventanas, quitar piedras.

Solar las aceras con flores,
contar pétalos,
dibujar sobre la sombra de los cerezos,
dar una flor al empleado con porra.


Escribir tumbada,
beber té junto al teclado,
tomar notas por la calle.


Diván:

Meditar:

Visualizar:

Solar las aceras con flores:

Escribir tumbada.


Hamaca:

observación:

mirar ventanas:

contar pétalos:

beber té junto al teclado.


Bicicleta:

acción:

quitar piedras:

dibujar sobre la sombra de los cerezos:

dar una flor al empleado con porra:

tomar notas por las calles:

tomar actas en las plazas.

sábado, 11 de junio de 2011

Sin blanca y con sepia muerta

Encontrado en mi blog por casualidad

Sin blanca y con sepia muerta

11 junio 2011


Vivo en una nube de tormenta y algo anda muerto en la cocina. No lo localizo. ¿Será que habita un pájaro perdido detrás de la nevera? No veo ninguna pluma. Limpio y relimpio los cubos de basura: orgánica, envases, vidrio... escurro la bayeta, la observo: amarilla, nada. Barro, friego con empeño el suelo, nada. Esta tortura de olor me baja de mi nube y me saca de mis excels en blanco y rojo. Arrastrada por la nariz vacío la cocina cotidiana de pelusas inconcretas e inodoras. Sin embargo, el hedor persiste.

Para colmo de males, será por tanto barrer, o por cerrar descuidada las bolsas de plástico de la inmundicia por categorías, el caso es que una maldita mosca o mosquito, más bien mosquito, me ha picado en el labio o morro superior, lateral izquierdo. Con todo, mi olfato sigue trabajando al 100% , aquí, en mi cocina, sigue oliendo a pescado muerto. Sube una nube de amoníaco hacia lo más profundo de mi cerebro infinito, a través de mis fosas nasales irremediablemente abiertas al mundo, inhalo un cloroformo con olor a cieno marino, me obnubilo, oscilo sobre mi propio eje, me revelo frente a mi propia desorientación y falta de equilibrio. No, no quiero morir por la nariz.


Repaso de nuevo, y detecto que el olor no procede del suelo... es como si llegara de una capa intermedia. Nunca sospeché que el mal olor pudiera flotar sobre la nada. No hay continente que contenga este estado de putrefacción, siento el olor a mar muerto en mis pestañas, y sin embargo, no reconozco las olas o sus algas viscosas y aromáticas. Nada. Sigo angustiada porque no puedo pagar las facturas del mes que viene, y sin embargo, el presente, el mosquito, mi labio hinchado de color violeta, y este desquiciante tufo a calamar feo, me irritan mucho más.


Luego me pregunto si será el olor visionario de mi propia muerte y decido irme con un portazo, borrar la casa que nunca más podré pagar y que me echa porque a ciencia cierta, no era la casa adecuada. Me soplan que en la calle se están concentrando en el Congreso, por fin, un sitio donde gritar y oler a urbe sin olor a mar post-Tsunami.


A mi vuelta arrastrada por la efervescencia colectiva, recupero el buen humor, el optimismo personal, decido que mañana sacaré el carro después de dos semanas de no hacer la compra, sacarlo para reponer los alimentos básicos. Abro bien las puertas de la despensa, agarro el deseo de consumo por los cuernos, -digo por el mango del carro-, tiemblo, me convulsiono, algo pasa. Recupero el pulso después de unos minutos, concluyo, los efluvios de la capa intermedia del aire, tienen un foco. Mi nariz me vaticina el camino hacia la muerte concreta. En el fondo del carro, del que siempre vamos tirando, aunque ya no tiremos la casa por la ventana, ni tampoco tiremos millas, porque la gasolina está por la nubes, en ese fondo oscuro, cubierto por los gurruños de las bolsas de plástico que ya cuestan varios céntimos, yacen calladitas, hediondas, dos sepias sin cabeza, plastificadas, abandonadas al sustrato profundo del final del carro, yacentes sobre una superficie de dos ruedas. El vapor del amoníaco ya no sé si me anestesia o me noquea, procedo a un entierro urgente, sin flores, e insisto con los inciensos. Si pudiera hacer lo mismo con la clase política me digo. Bajo las escaleras de dos en dos, me libero.

jueves, 9 de junio de 2011

Al mal tiempo, Sol en la cara


Quiero compartir con vosotres una selección de los lemas, las frases y las pancartas surgidas de las protestas que se iniciaron el 15M, éstos son los que más han llamado la atención a les ciudadanes madrileñes. Hacía mucho tiempo que la literatura no salía a la calle y en esta primavera de Madrid se ha dejado ver, aquí los tenéis:


1. "No somos antisistema, el sistema es anti-nosotros"

2. "Me sobra mes a final de sueldo"

3. "No hay pan para tanto chorizo"

4. "¿Dónde está la izquierda? al fondo, de la derecha".

5. "Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir".

6. "Se alquila esclavo económico"

7. "Se puede acampar para ver a Justin Bieber pero no para defender nuestros derechos"

8. "Error 404: Democracia not found"

9. "Error de sistema. Reinicie, por favor"

10. "Esto no es una cuestión de izquierda contra derechas, es de los de abajo contra los de arriba"

11. "Vivimos en un país donde licenciados están en paro, el presidente de nuestro gobierno no sabe inglés...y la oposición tampoco"

12. "Mis sueños no caben en tus urnas"

13. "Políticos: somos vuestros jefes y os estamos haciendo un ERE"

14. "Nos mean y dicen que llueve! "

15. "No falta el dinero. Sobran ladrones"

16. "¿Qué tal os va por España"?- Pues no nos podemos quejar. O sea, que bien ¿no?- no, que no nos podemos quejar."

17. "No es una crisis, es una estafa"

18. "No apagues la televisión... Podrías pensar"

19. "!!Tengo una carrera y como mortadela!!"

20. "Manos arriba, esto es un contrato"

21. "Ni cara A, ni cara B, queremos cambiar de disco"

22. "Rebeldes sin casa"

23. "Democracia, me gustas porque estás como ausente"

24. "Nosotros buscamos razones, ellos victorias"

25. "Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se tambalean"


Y otra mais: ganar 600 euros al mes, es violencia.





Para ver un resumen, actualización del mov #15M, puedes ver este vídeo:


Watch live streaming video from spanishrevolutionsol at livestream.com

domingo, 5 de junio de 2011

Esta tarde contiene arde

Me da tanto miedo el fuego. Me quemé con agua hirviendo, pero veo fuego y la huida no se detiene. No se detiene. Me da tanto miedo. Clarice Lispector se durmió con un cigarrillo y su fuego abrazó su cuerpo, no salgo de esa imagen. Recuerdo haber visto el daño fuego de cerca. Recurro a la anestesia mental necesaria para recordar la cara y el pecho quemado de Lola la pintora, que con un disolvente se abrasó en su taller, sin querer. Se dio tanta crema después, cada hora su piel desierta, cubierta de escamas, reclamaba agua. Me da tanto miedo el fuego. Unos niños saltaron por una ventana, su madre los tiró para huir de la lumbre desbocada. Esta letanía de fuegos no acaba. Nos da tanto pánico el fuego.

Una enfermera deja salir unas gotitas de la jeringuilla, da unos golpecitos al tubo y nos manda soplar a mi hermano y a mí. Si soplas, no te dolerá. Soplo las velas de mis tres años y no se apagan, un impulso de rebelión y desdicha me llevan a un nuevo intento, mi primer fracaso. De la frustración arranco un nuevo soplido con puñetazo en el mesa, una vela se apaga. Reconocida la técnica, tenaz, prosigo: soplo, puñetazo, la vela de los dos años desaparece y soplo de nuevo. Tras mi puñetazo de mano pequeña obtengo mi primer éxito, acabo de inventar mi primer ritmo. Celebro triunfante, con sonrisa y con empeño, mis tres años en el mundo. Mi familia en círculo se ríe, les gusto. Soy bruta, existo, ahora tengo tres años, y alguien enciende la luz. Me da tanto el miedo el fuego, aunque sople.

Me acerco a los cuarenta y eres fuego y yo agua hirviendo, soplo y me sigue doliendo. Soplo y doy un puñetazo, y no hay vela que se apague, me quemo. Cierro la ventana y huyo por el portal. Me da tanto miedo el fuego.

sábado, 4 de junio de 2011

Esquivando refranes

Me despojo en pepitoria del para qué, me libero de la cocinera de rutinas que fui. Desabrochar el mañana y quedarnos con el hoy. Recluir en un cuarto oscuro al sofá, que contiene bajo sus cojines a la soledad de la trasvesti que vuelve al hogar sin pareja, para darse cuenta de que no hay hogar, tan sólo un sofá vacío, sucio. Estirar de las orejas al no quiero, al no me apetece. Vencer a los fantasmas de día y superar el miedo a decir la verdad, aunque no convenga. Subo la cremallera del está siendo ahora. Entorpecer las cuentas a los bancos.

Dar de almorzar al hoy me dirijo y llego, regar la semilla del hoy me afirmo y empodero para guardarla en los bolsillos, y compartirla después. Peinar las pancartas para que se luzcan afuera con el sol de los domingos y de los lunes de mañana. Frotar los miedos y tirarlos, junto con el aceite usado, a las urnas de la falsa democracia. Planchar los pantalones de hoy todo tiene su utilidad, su razón de estar siendo. Destiendo la nómina de la Aguirre y la echo al cesto de la ropa muy sucia, imposible de blanquear -me digo-. Restriego por los suelos del pasillo el barniz de todo va pá´lante.


Acaricio la superficie colectiva, la silueta de la asamblea de mi barrio, miro al trasluz la sombra del caballo de Sol. Converso, comparto, paseo por la ciudad de tenderetes y literatura en carteles. Volver a la calle. Comparar con el ayer para descubrir que no había color, que el neoliberalismo no era el único mundo posible, que existe un para qué, un para estar viviendo, que la piedra aunque sea la misma, no siempre se tropieza con ella, ni rompe siempre al mismo corazón de cristal. En definitiva, descubrir el engaño.








Foto del enlace http://www.unalineasobreelmar.net/wp-content/uploads/2011/05/cuatro_vistas_acampadasol1.jpg que nos aporta una visión particular de la ventana de johari (resumiendo; lo que nadie ve, lo que veo yo pero las otras no, lo que las otras ven y yo ignoro y lo que todas vemos) adaptada a la acampada sol :)

Información extraída de Instinto Precario. Esto crece si lo haces crecer; aportaciones, quejas, revisiones o lo que sea, en www.unalineasobreelmar.net

viernes, 3 de junio de 2011

Vigilantes de la paz

Me despierto y abro mi ventana. Sol duerme bajo telas impermeables. El viento azota a los inestables, el viento zarandea las tiendas indignadas. Hoy es pronto, todavía no ha despuntado el Sol, sin embargo, por las calles ya circulan coches, caminan trabajadoras y trabajadores que caminan con un rumbo fijo. Mientras, algunas tiendas de campaña han echado raíces, pese a la lluvia, pese a la indiferencia, pese a los discursos que hablan de insalubridad pública.

Han nacido nuevas calles, en este campamento entre dos fuentes. Hay huertos urbanos, la calle utopía entronca con la avenidad libertad, y los puestos y las causas se suceden coloridas, la literatura de cartel me impresiona.


Sólo quedan cientos, los salvajes de la coherencia, plantan en sus botas, en su espalda la consigna del no nos moverán, pese al frío de verano, pese a los libros mojados, Sol resiste.

Luego estamos los millones, los que ya no somos mileuristas. De esos protestan miles, se organizan en las calles y en los barrios. Luego estamos los otros cientos, las miradas virtuales, los que aparecemos como viewers, nos transformamos en vigilantes de la paz, pendientes del ustreaming, convivimos con la plaza de la Solución a través de una ventana. Sol se conecta al mundo desde una cámara fija que colecciona minutos de historia. Somos una sopa de ojos atentos al latido de la puerta del Sol. No nos conocemos, no nos vemos, nuestro cuidado se centra en observar la respiración de las tiendas, en contar las casas de palitos y viento de la revolución, distribuidas en una mini-ciudad que re-existe cada día que despierta.


Reconocemos como paz el semáforo para invidentes, el rodar del tráfico, nos sobresaltamos ante el paso abrupto y esporádico de los bomberos, acercamos la nariz ante los llamados de megafonía. Somos vigilantes de la paz pendientes de los ruidos de sirenas en Sol. Si la policía entrara a desalojar, nosotros, los ventaneros y ventaneras del mundo empezaríamos a difundir lo que los medios de comunicación no hacen. La información cae en vasos no comunicantes, no coincide el puzzle. El poder bien establecido, se alia con los medios y algunos comerciantes hablan de pérdidas en la televisión masiva. Pero en Sol, la energía circula, los viandantes circulan, vienen atraídos por un espectáculo histórico que poco a poco se integra en la cotidianidad de Madrid, el lugar de paso donde defienden el final de una crisis que no nos pertenece pero nos afecta.

Varios cientos de personas visitan el campamento en busca de información, reconociendo la energía colectiva, saboreando la sabia bruta, la vitamina c para el espíritu que otorga el poder del pueblo soberano. Muchos otros se dispersan en asambleas en las calles periféricas, los rayos de Sol se extienden como los brazos de un yogui, y la energía de la calle circula por sus lenguas de asfalto. Todo es radial, la expansión de esta nueva sustancia.

Todavía no se sabe si reconocerán las conclusiones de las asambleas, pero ya no tiene sentido el miedo, ya no tiene sentido el para qué, el para qué es un mañana, y ahora estamos siendo, hoy es el cómo hacemos lo que hacemos. Las plazas de los barrios están repletas de practicidad, son espejo de un malestar colectivo, que no se va aunque hayan pasado 3 años y esta resaca post-consumista no se va. Las tarjetas de plástico, las vacaciones de crédito ya se acabaron, ahora nos quedan otros roles: acampar, ser voz en las asambleas, ser vigilantes de la protesta desde la paz... apagar la televisión por mentirosa y salir a la calle. El simulacro en Sol, no existe.