miércoles, 27 de octubre de 2010

Korazón Reklame


Dejemos al corazón en oferta
en el estante de los congelados.

Que se hielen los instintos
porque están equivocados.

Es peor el silencio,
la huida,
...

Y peor
la duda.



1 comentario:

  1. Qué original poema, me encanta...todo lo que tocas lo haces único, exclusivo.

    Lo que no sé, querida Nel, es si meter en el congelador el corazón sirve de algo. He conocido algún corazón frío con instintos helados...no lo recomiendo.

    Besos y abrazos de algodón que abriguen el corazón, da mejor resultado.

    ResponderEliminar