miércoles, 1 de septiembre de 2010

Llegó septiembre


Como el caballo del ajedrez salto casillas
y en ninguna me quedo.
Que alguien salve a la Reina
de las Repúblicas,
a la musa de Sabina, a la princesa Peleona.

Que se callen los vecinos impertinentes
que paren el tráfico a esta vuelta al cole
que el frío no llegue y el alfil no se me cruce.
Que los peones no conozcan la cola del paro.
Que el Rey sirva para algo.

Que las torres me alcen en lo alto
de este desamparo y la música apacigüe

todas las magulladuras del verano.




4 comentarios:

  1. Veri, me confieso admiradora de tu poesía, me gusta, y mira que como ya te he comentado en otras ocasiones no tengo ni puñetera idea de poesía, pero tus poemas siempre me trasmiten imágenes y eso me gusta, ¡enhorabuena querida!. Además este me ha hecho reir, me encanta eso de "que el rey sirva para algo", ¡je, je, je!, aunque por supuesto también tiene su parte heavy, como lo de los peones en la cola del paro. Besito

    Amaya

    ResponderEliminar
  2. La estrategia del ajedres de cara a septiembre, para prepararse a las casillas negras y poder robar la claridad de las blancas y subirse sobre caballos que relinchen fuerta para espantar a las nubes y trepar por cabelleras llenas de cintas de colores a las altas torres, y allí, como decía Salinas tener el último rayo de sol que los árboles roban al sol.
    Maricarmen

    ResponderEliminar
  3. Que así sea, que la partida sea ganada finalmente!!
    Me gusta tu blog!!
    Gracias por invitarme a leerlo, es que sin un poco de poesía no hay quien aguante el ritmo del mundo.
    Mil cariños wapa.
    Daniella

    ResponderEliminar