jueves, 19 de noviembre de 2015

La cuerda de la memoria nombra a Camille Claudel

Rueda
la rueca del tiempo
rueda.

Ruedan por encima
Rodin ruin arruina
tu arte milagro;
rubí, tu vida,
              rueda.

Eres clavel de barro Camille
corazón ceniza.
Lámpara encendida
en una habitación sin puertas,
de ventanas cerradas, sin cortinas.

Luz, y rueda.
La rueca del tiempo
rueda.

Esperar en los huecos
esculpir en yeso al silencio
a la hoguera.
Volcar el bronce
para rellenar la ausencia.
Dar volumen a la mirada
y al abismo.

Crepita
el misterio de lo injusto.
Eres la llama que habita
en un pozo negro y húmedo.

Rueda
la rueca del tiempo
rueda.
Rueda por encima
tu madre rabiosa, rueda.
Y eres clavel de barro bajo su pisada
bermellón enclaustrado.
Claudel, clavel en estambre.
Camille,
deshacer en tierra a Camille.
Camille desaparecida.

Una sucesión de mujeres tiran
aguantan la cuerda
y tus manos son lámpara
que ilumina el contorno de la carne.
Una poeta escribe
el balcón de tu casa abierto
claveles lozanos
calentar tu corazón de invierno
vaciar los moldes y tocar piedra.

Una cuerda al tiempo,
una cuerda.

Salir del pozo oscuro,
achicar el agua sucia
destejer la desmemoria
bombear el latido,
pronunciar tu nombre.
encender el fuego.
Rueda
la rueca del tiempo
rueda.

Borrar el tiempo de olvido.
Sobre ti
nunca más la ceniza y el agua oscura.
Camille Claudel, escultora y artista,
una gran mujer mordida.


Vera Moreno. 

Poema que ha obtenido el segundo premio del certamen Palabras de otoño. (Asociación de mujeres creativas Rosa Montero).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada