domingo, 8 de junio de 2014

Borrador

Tanto calor
para que borres ahora
sus muslos y su vulva de tus versos.
Tan blancos
para que los borres.
¿Por dónde vaga el alma en invierno?
¿Dónde queda el cuerpo?
Tanto calor.

Se entrecruzaron sus raíces y las tuyas en el lecho
tanto Fahrenheit para tan poco.
La naranja en la mesa espera el zumo,
vacío el vaso, vacío.
Y sus vísceras en un caldero
hígado, corazón, cerebro
vueltas y vueltas a fuego lento.

No dejes rastro
de su paso por tu cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario