miércoles, 26 de febrero de 2014

Llegando al mediodía





 Imagen Julio Medina

No perdonéis a esta zíngara nómada
que viaja en una misma ciudad
rodando con maletas
molinillos de café azules
y sueños que se enredan en las ramas de los árboles.

No perdonéis a esta mujer transeúnte
que añora las raíces de los pájaros
que desconoce la palabra quietud
y su calma se reduce
a una bañera repleta de agua caliente y sal.


Sonreíd a estos rizos rojos
de corazón alegre y despierto
a sus manos que todo lo dibujan
y el aire se lo lleva lejos.

Sonreíd a su sonrisa sincera
de verbo azul y silencio roto
que sueña con ser gata y pantera
en un constante chocolomo.

Vivir,
ser estela y polvo
palabra y luz,
y en una ráfaga
prender el fuego de mi corazón mordido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario