lunes, 30 de agosto de 2010

Certechuelas

Quisiera trazar la línea precisa
de la palma de mi mano.

Se arquean las siluetas desde la ventana:
nítidez
contraste
del horizonte de montañas.

La noche reajusta la amplitud del costado:
el labio de sal y la lengua de arena.

Si pudiera tostar al sol mi decisión.
Sólo la vara de las letras abren una grieta:
palabras de pedernal
adoquines de mi camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario