viernes, 26 de marzo de 2010

Torre de Papel


Conviven en mí
torres de Babel:

certificados
fotocopias del DNI
multas pagadas
facturas fuera de órbita
letras de canciones
contratos
poemas
...
Restos del naufragio.

Si pudiera arrancar
un ventilador
que los distribuyera
in each paper tower.

Si pudiera clasificar los errores,
que caminaran solos,
hacia la basura organizada.

Si pudieran los gnomos
enviar
rellenar
reclamar
todo sería ... lo que no es.

Son inertes
conviven en mí,
pesadas espinas de pescado.

Hoy solo puedo decir:
NO a la pereza.

Os digeriré
una a una
mas-ti-can-do ce-lu-lo-sa.
Seré la enzima que os disuelva,
nudo a nudo
caeréis, Torres de Papel.

3 comentarios:

  1. Pueden etiquetarse los errores y lograr un apacible orden en la basura...

    No quiero masticar esta celulosa porque al tiempo que me atraganta me vertebra.

    Me ha arrancado unas lágrimas, gracias Vera!

    ResponderEliminar
  2. Pueden etiquetarse los errores y lograr un apacible orden en la basura...

    No quiero masticar esta celulosa porque al tiempo que me atraganta me vertebra.

    Me ha arrancado unas lágrimas, gracias Nelken

    ResponderEliminar
  3. Hay celulosa y celulosa, es de sabios y sabias diferenciar el ruido de la música. La música vertebra y el ruido perturba.

    De los errores creo que es mejor quedarse con el aprendizaje y lo que es basura, más clasificación que la de envase, cartón o vidrio es sufrir para estancarse.

    Los corazones heridos se curan con miel, no con vinagre, aunque tardemos muuuucho en darnos cuenta.

    Mil gracias a ti por escribir.

    Nel

    ResponderEliminar