miércoles, 26 de febrero de 2014

Llegando al mediodía





 Imagen Julio Medina

No perdonéis a esta zíngara nómada
que viaja en una misma ciudad
rodando con maletas
molinillos de café azules
y sueños que se enredan en las ramas de los árboles.

No perdonéis a esta mujer transeúnte
que añora las raíces de los pájaros
que desconoce la palabra quietud
y su calma se reduce
a una bañera repleta de agua caliente y sal.


Sonreíd a estos rizos rojos
de corazón alegre y despierto
a sus manos que todo lo dibujan
y el aire se lo lleva lejos.

Sonreíd a su sonrisa sincera
de verbo azul y silencio roto
que sueña con ser gata y pantera
en un constante chocolomo.

Vivir,
ser estela y polvo
palabra y luz,
y en una ráfaga
prender el fuego de mi corazón mordido. 

jueves, 20 de febrero de 2014

Tarde se equivoca en una ciudad de lluvia

Acuarela de Juan Carlos Mestre. Premio nacional de Grabado, entre otros.



Cabizbajo el caballo
cabeza abajo el muerto.
Rueda una pelota triste
sobre un suelo de agua y gris.


París no quiere entender
al amigo sin ojos
al puñal sin destino.

Cabizbajo y sin cuerdas
cuando el reloj canta las doce
y suenan huecos 
los redobles de campana
repicando una y otra vez:
tarde. Llegaste tarde.

No quiere el caballo llegar a ningún puerto.
No quiere el lamento decir más que la herida.
Tan sólo los charcos saben lo que pudo ser evitado.
El silencio de agua de todo lo que quedó por decir.