jueves, 22 de enero de 2015

Antonio Gamoneda


Ha venido tu lengua; está en mi boca como una fruta en la melancolía.
Ten piedad en mi boca: liba, lame, amor mío, la sombra. 

domingo, 18 de enero de 2015

Menú del día


Lengua de cerdo
Lenguas viperinas
Lengua do inferno.


Dicen las malas lenguas
que el mercado lo regulariza todo.
Mentira.

Lengua de cerdo
Lenguas viperinas
Lengua do inferno.

Dicen los deslenguados
que la tele es una mierda.
Verdade.

Sin pelos en la lengua digo 
que estos dirigentes
tragan caviar beluga como cerdos.
Ascazo.

Con lenguitas bífidas 
nos recorren húmedos  el bolsillo
y la factura de la luz.
Ladrones.

Lengua de cerdo
Lenguas viperinas
Lengua do inferno.

Pero no. Que no nos toquen 
el corazón, la salud.
Pero no. Que no nos toquen
el intelecto, la educación. 
Pero no. Que no nos abrasen
el talento, la cultura. 
Pero no. Que no nos repriman
en la calle, en los centros autogestionados,
la libertad.
Je ne sui pas Charlie Hebo y merezco
un país que me proteja, y me dignifique
no que nos aplaste.

Por el momento, hoy comemos
lengua de cerdo
Lenguas viperinas
Lengua do inferno. 
Usted elija.

viernes, 16 de enero de 2015

Bailaora

Atornillen a esta mujer a la tierra, atorníllenla.
Atorníllenla, que ya no sabe 
ni donde se encuentra su propio pico de pájaro salvaje.
Atorníllenla. 
Atornillar las plumas para desvanecer el falso vuelo.

Los tornillos caídos de su corazón deshecho.
Atornillen y engrasen a ese cuerpo
que ya no sabe cómo giran sus crestas ilíacas.
Dar aceite, engrasar con aceituna al espejo doble
para que se vea. Se mire y vea.

Atornillen sus rodillas para que acepte lo inaudito
Atornillen sus pies para sostener tanto desequilibrio.
Devolver las arandelas robadas a esta mujer
sin destornillador, pero con martillo. 

No pasarse de rosca.
Aunque no lo parezca,
aunque la descomposición del alma dicte 
la llegada del abismo irreversible
esta mujer, en esta cama deshecha, 
entre estas paredes del desahucio,
en este barrio que se olvidó de su gen obrero
en esta ciudad policiaca 
en este centro descentrado y capital
en esta injusticia sin cerebro 
esta mujer es una maquinaria perfecta
para lograr que la vida sí tenga sentido
y nos ofrezca el alimento que buscamos.
El arte.

Hambre desesperada
con el estómago repleto
de tornillos perdidos, cristales rotos y sangre oscura. 

Será el destornillador, sin permiso, 
quien recomponga el corazón y las alas
para poner fin al triunfo de los miserables. 

Vera Moreno. Enero 2015



Dedicado a Mercedes Moreno. Bailaora.

Miedo ancestral


El pequeño animalito que duerme a mi lado 
no respira, 
no se le siente.
Sufro al lado de su espalda
toco su lomo
y sin saber cómo, rezo.
En un instante mortal y eterno
busco sin encontrar un santo, una diosa
que me devuelva su nariz de hollín
su pulmón de alquitrán.

Ajusto mi mano sobre su pecho
peludo, de jabalí doméstico, 
friolento.
Toco su pezón izquierdo, 
de margaritas
pulso el interruptor
deseando ese ruido carbonatado
de exfumador arrepentido.

Pulso 1,2,3
1,2,3,
aprieto su cuerpo contra el mío
para dar calor a este corato salvaje
de sangre turbia y sonrisa cereza.

Te despiertas y me preguntas por no sé qué ruido
mi sonrisa masculla un no sé

mientras doy gracias a la vida por traerte de nuevo.