martes, 28 de septiembre de 2010

Hacia el fondo frío


He visto rodar a mi corazón como una rueda
¿será de madera este corazón mío?

Cantos redondos y medievales
de madera de carro,
avanza mi corazón.

Tropiezo barro y piedras.
En una intuición de otoño,
rueda mi latido.

Este carro no me tira para adelante
sino que baja desbocado
de madera rueca
cantos redondos, ancestrales.

Las sandalias y el barro frenan
la inercia hacia el fondo frío.

He visto rodar a mi corazón como una rueda
¿será de madera este rubí mío?

domingo, 26 de septiembre de 2010

Se busca


Busco ferretería donde vendan andamios y puntales para sostener a este otoño.



miércoles, 22 de septiembre de 2010

Mi ombligo me abre al mundo


Te amo a ti reflejo de mi espejo.
Ombligo y mundo
enhebro en un solo hilo
sombra y perspectiva.
Los límites de mi ego
están en mi pies.

Coherente, constante
como los Heavies de Gran vía
hoy comienzo de nuevo
a caminar por empeño
para no volverme
para no parar.

En un restaurante japonés
aprenderé lo desconocido
Starters: what about me?
Main course: me & myself.
Dessert: Fondue ´jazz me, just me

Con palillos tiraré del hilo
from my belly button.
Comeré horizontes, gengibre
y al mundo circular.

Me limpiaré las pisadas de otros y...
pagaré las cuentas con convicción
para no olvidarme
para no perder
para detenerme y saborear

el valioso infinito de mi ombligo-mundo.



jueves, 16 de septiembre de 2010

domingo, 12 de septiembre de 2010

País de Polillas


Puede que no nos pensáramos gusano
pero sí planeábamos con el deseo de la mariposa.
Parece que ahora somos plaga de polillas.

En las noches en blanco vamos atraídos por la luz
y morimos
con las alas pegadas a una bombilla fugaz.

Somos el país del fogonazo y chequera
de la tarjeta de crédito y las cervezas.

Somos gusanos y capullos.
Pudiendo planear el vuelo de las volvoretas
atacamos los armarios de la Unión Europea.

Nos planeaban ser primeras potencias
y tan sólo somos un país con las alas quebradas.

España es paño de polillas.



sábado, 4 de septiembre de 2010

Baby steps


Guardo en la caja de los hilos la palabra tirar. Soslayo del contenedor de reparto una sonrisa, un a mí sí me vale. Saco uno a uno los alfileres del acerico seco de mi corazón. Introduzco en mi dedo capital, corazón, el dedal que mueve y protege mi destino.

Preparo la tela de lino. Me decido por el color vainilla. Hilo y tela rompen el maleficio de lo tirado. El dedo corazón roza los bordes: la tela y el telar, el pulgar y la tela, roces. La urdimbre, el gusto por bordar la vida.

La aguja daña para unir. El dedal acompaña el camino. La intención es el valor. La acción, el traje nuevo. Transformo mi voluntad de caer tirada, de liberar el pasado, por un deseo de dar, por la conveniencia de saber estar y adentrarme en el hacer aquí y ahora, sin preámbulos.


Compro calcetines nuevos para dejar de andar descalza. Me siento para continuar.







Os recomiendo la película Bright Star de Jane Campion, la directora de Nueva Zelanda conocida por El piano. Bright Star narra la historia del poeta inglés romántico John Keats (Ben Whishaw) desde la óptica de su vecina, Fanny Brawne (Abbie Cornish), a lo largo de sus vidas la poesía, el amor y la fatalidad se entrelazan. Todos los elementos propios del Romanticismo reunidos en la historia de sus propias vidas. Es una maravilla escuchar los poemas de Keats en versión original. Las primeras escenas de costura de la joven y habilidosa Brawne son para mantenerlas en la memoria por mucho tiempo. No digo más, go to the cinema y entrad puntuales para disfrutar de las imágenes de apertura, una auténtica joya cinematográfica.


miércoles, 1 de septiembre de 2010

Llegó septiembre


Como el caballo del ajedrez salto casillas
y en ninguna me quedo.
Que alguien salve a la Reina
de las Repúblicas,
a la musa de Sabina, a la princesa Peleona.

Que se callen los vecinos impertinentes
que paren el tráfico a esta vuelta al cole
que el frío no llegue y el alfil no se me cruce.
Que los peones no conozcan la cola del paro.
Que el Rey sirva para algo.

Que las torres me alcen en lo alto
de este desamparo y la música apacigüe

todas las magulladuras del verano.