jueves, 29 de julio de 2010

Fieras


Tiraba de la toalla como si fuera el juego de la cuerda. Decidida insistía con fuerza, tiraba. Frente a ella unos ojos marrones crispados tiraban en dirección contraria. Él miró al suelo para coger fuerza y rebufar como los toros, comprobó de nuevo, soltó. Ella cayó en la arena.




Queridas jardineras y jardineros, urbangarteners del mundo:

Una vez más estamos en verano y urbangarten quiere abrir las puertas a sus ciberlectores. El año pasado quienes quisieron escribieron diferentes finales para Las ojeras de Venus. Propongo que en 2010, el año en que Cataluña ha decidido suprimir la fiesta taurina de su territorio, escribamos entre todos una gran diversidad de continuaciones y finales para este microrrelato titulado Fieras.

Puedes escribir tu final en comentarios como anónimo, pero estaría bien que firmaras tu texto, aunque fuera con un seudónimo.

Sed bienvenid@s, que la creatividad e imaginación os acompañe, pese al calor.

lunes, 26 de julio de 2010

Desafío




Tengo tanto,

que nada


quiero.

Tan sólo

lluevo.








Ilustración Natalia Auffray.
http://nataliaauffraygarcia.blogspot.com/2009/05/blog-post_9559.html

viernes, 23 de julio de 2010

Hallazgo urbano




Las aceras de mi ciudad tienen lunares. Estos melanomas callejeros tuvieron dueños, tuvieron boca. Ahora son sólo un cuadro para los peatones que no corren, que su reloj no se mide en segundos. Transeúntes urbanos a quienes llaman despistados.


jueves, 22 de julio de 2010

El amor definicionista



Si el sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos acerca y retiene en virtud de sus propiedades físicas a otro cuerpo externo a sí mismo, o que lo absorbe dentro de sí y que, procurando una correspondencia mutua de una persona con otra en el movimiento afectivo hacia algo que apetece para alcanzar el grado de perfección espiritual en que el alma, desasida de toda criatura, se une con su Creador por la caridad, de suerte que solo aspira a cumplir en todo la voluntad divina, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear, se filtra como la sustancia cuyas moléculas están formadas por la combinación de un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno, líquida, inodora, insípida e incolora, se filtra, repito, como el componente más abundante de la superficie terrestre y, más o menos puro, que forma la lluvia, las fuentes, los ríos y los mares; es decir, es parte constituyente de todos los organismos vivos y aparece en compuestos naturales entonces me conformo o avengo al intento o deseo de otra persona para obtener una consolidación de los labios de la herida del alma con aquello que tiene una extensión limitada, perceptible por los sentidos simplificada.

miércoles, 21 de julio de 2010

Oulipeando


El texto leído me hizo colorear. Se azulaba de un fragmento de la Biblia y el resultado verdecía absurdo y surrealista.

Después anaranjamos con el ejercicio y me amarilleaba al moradear alguna ocurrencia, y esto ennegreció lo que enrojeció.

sábado, 17 de julio de 2010

Conversación secreta


Ilustración Paz Aymerich
http://www.paz-aymerich.com/


Las luces de mi pequeña ciudad se apagaron, me pregunté que quién lo hizo, pero sabía que en ese momento importaba poco, sólo me quedaban adoquines destartalados por tentar a punta de zapato como respuesta inmediata a mis preguntas y maldiciones. De pronto sentí la noche cerrada, pese al calor y la ausencia de nubes. La sentí silenciosa, pese al eco de las risas del público urbano que contemplaba, con asombro y gran atención, al mimo de Sol que actúaba a altas horas de la madrugada. Todavía su imagen y la risa resonaban en mi memoria. La algarabía popular de fiesta nocturna improvisada en pleno centro de Madrid desaparecía de mi mente según avanzaba de camino a casa.

La calle donde vivo se transformó en una bajada oscura, sin velas. Los tacones, que ya me mataban desde horas antes, inestabilizaban aún más mis pasos, ralenticé mis andares de zancuda inexperta y dejé que mis brazos equilibraran tanta zozobra. Canté para acompañarme Hard times come again no more. Bajaba, bajaba por mi calle con calor y sin luz, los zapatos, recién estrenados, no eran los más adecuados. Me pareció que ser coqueta tributaba en Hacienda y que me había tocado pagar en especie. Al llegar al zaguán de mi portal, miré de nuevo exhalando el aire, aliviada; poco antes de conseguir abrir la puerta a tientas alcé la vista al cielo y para mi sorpresa me sentí gratamente observada.

La osa mayor, tras muchos años de ausencias, esta noche vino a mi encuentro a recordarme dónde está el norte, a iluminar mis miedos de niña grande, a decirme que por muy negro que se vea todo, siempre hay luz al final del túnel. Me quito los zapatos y descalza entro más sabia por la puerta del ascensor, mientras, tarareo bajito Me llaman el negro feliz.



viernes, 16 de julio de 2010

Actitud ante la mala racha



Hoy no me caí porque vivo en un negro feliz.






Ilustraciones
.NAG. objetos únicos-arte a parte

http://nataliaauffraygarcia.blogspot.com






sábado, 10 de julio de 2010

The end of Silicon Valley


Un ataque a la brecha digital tuvo lugar la noche en que Gadafi incendió los jardines de la ciudad, las llamaradas sobresalían hasta rozar las sombras más alejadas de los cedros.

Sin embargo, la raíz del fuego brotaba de las losas de cemento inscritas en las aceras. Después nada fue igual; todos los cables y toda la fibra óptica de las ciudades se fueron consumiendo, las ascuas de silicio dejaron rescoldos de silencio por todo el planeta. Los bomberos vieron cómo las corrientes de lava urbana siguieron inquebrantables su paso destructor. Ninguna televisión del planeta ofreció imagen alguna.

El gobernante escribió todo lo sucedido en un papiro, introdujo con cuidado su testimonio en una botella de Tequila Reposado y lo sumergió en el mar, junto a las manos minerales de coral. Éstos guardarían el silencio y las palabras mediáticas, nadie sabría cómo se desencadenó el fin de los valles de silicio hasta que aquella enigmática botella fuera rescatada entre los bancos de corales. Este incendio sin precedentes, logró que el papel recobrara su función de acercar distancias y ser soporte para la transmisión de la información. Por fin, las cartas volverían a ser el puente de enlace de los afectos no encontrados.
Se acabaron los switch-off de nuestras vidas cotidianas.